A los seguidores españoles del FC Barcelona

Simpatizantes españoles del FC BarcelonaAyer en la final de la Champions, en el partido contra la Juventus de Turín encuentro en el que  se ha  proclamado  campeón el FC Barcelona, partido que, por cierto, no pasará a los anales de la historia futbolística por su calidad, ha vuelto a estar patente la erosión causada por los políticos, en algo a primera tan noble como es el deporte.

Lo malo es, que lo  realmente importante no es la calidad del juego y la emoción del resultado. El futbol, un deporte con difíciles comienzos ya que estuvo prohibido en muchos colegios alemanes hasta casi la década de los treinta del siglo pasado, ha evolucionado y potenciado su capacidad  de levantar pasiones, hasta que se llegó a convertir el deporte en negocio y el negocio en un vivero de votos e inevitablemente en plataforma de reivindicaciones políticas. Otro nicho social en el que irrumpen los políticos atraídos por la cantidad de individuos que lo componen.

Ayer noche, en Barcelona, después el partido, los petardos y las tracas que suelen acompañar a casi todos los eventos deportivos no han faltado. Tampoco los toques de claxon, ni por supuesto los cánticos de celebración hasta altas horas de la madrugada.

Estas expresiones de júbilo acompañan a casi todas las celebraciones deportivas, incluso cuando quedó eliminado el Real Madrid y también cuando han mandado para casa a la Selección Española de Fútbol. Pero lo peor son los cánticos y sus expresiones ofensivas contra todos los españoles. Y ahí es donde me dirijo a los aficionados de cualquier parte de España que defiende los colores del FC Barcelona.

Sabéis, el FC Barcelona, los estamentos, la afición, las peñas, os desprecian. Desprecian todo lo que no sea catalán, o sea, todo lo español. Y vamos a dejarnos de tonterías, pensando que son “cuatro gatos”, que es un pequeño grupo el que arremete contra todo lo que no sea nacionalista. De eso nada.

FC BarcelonaEl desprecio a España y a sus símbolos, estamentos y representantes, se ve de manera clara en cada evento, tanto, como se ha visto en la final de la Copa del Rey. Y a mí, me han humillado como español, de la misma manera que supongo han humillado al resto de ciudadanos que se consideren españoles, sin olvidar que se es español por el simple hecho de haber nacido en el territorio español.

También en los cánticos de celebración, las letras entonadas no eran de alegría por haber conseguido un trofeo, sino de agresión y desprecio hacia lo español. Por tanto, a esos aficionados del FC Barcelona que defienden a sus ídolos o al sistema de juego como equipo, lo siento, pero también estáis en el saco de todo lo que desprecian por aquí. Os desprecian y os faltan al respeto. Os ignoran y os agreden además de no teneros en cuenta.

Mientras la afición española esté apoyando al FC Barcelona como un equipo español, todo seguirá igual. Solo cuando esos miles de seguidores den la espalda al fútbol catalán y vean a los equipos catalanes como equipos extranjeros, que al fin al cabo así es como ellos se ven, no hay nada que hacer.

Ayer mismo, mientras esperaba para una sesión de fisioterapia en una clínica privada, en el hall, las paredes estaban cubiertas por camisetas y recortes de prensa de los éxitos de la selección española de Hockey sobre Patines de aquellos años en que la selección cosechó tantos éxitos mundiales. Mi decepción llegó cuando eché un vistazo a los titulares de los recortes de prensa en los que se repetía: “Otro triunfo de Cataluña en el Hockey: de los componentes de la Selección Española, nueve son catalanes o juegan en un equipo de Cataluña”. Como se ve, es muy significativo.

Tomemos nota del proceder de nuestro Rey, humillado en Barcelona en un evento deportivo en el  que la política no tiene cabida y que no ha viajado a Berlín acompañando al FC Barcelona en la final de Copa, como el Monarca suele hacer cuando juega un equipo español allende de nuestras fronteras. Acto que le honra y que hace ver un detalle de orgullo, en vez de poner la otra mejilla como seguramente hubiese hecho el rey abdicado.

Pues seguidores españoles del FC Barcelona, que sepáis, que sois despreciados e ignorados por quienes comparten vuestros gustos futbolísticos y por sus dirigentes. Estoy seguro que en vuestro entorno no toleraríais estos desprecios, así que no me explico que sabiendo lo que ocurre aquí, en la ciudad de vuestro amado equipo, sigáis partiéndoos la cara por ellos.

Probablemente, sería más agradable y agradecido emplear las energías  en acompañar a vuestros equipos locales que seguro que os necesitan y os lo agradecen. Aquí, en Barcelona, el FC Barcelona, no os lo agradece y además os desprecian.

Lo malo es que muchos lo sabéis… y seguís. Pues nada, seguir alimentando al monstruo, ese que un día fue un gran equipo deportivo y un gran equipo de fútbol y que se ha convertido en un instrumento separatista en manos de algunos políticos.

Acerca de Angel

Intento sobrellevar un tiempo emocionante para sus protagonistas, cansino para el observador, de inacabable ir y venir, donde no se ha sabido acotar un terreno de encuentro ni arbitrar unas reglas del juego por todos respetadas, porque fuesen respetables.

Un comentario en “A los seguidores españoles del FC Barcelona

  1. Se podrá decir más alto pero no más claro y por ello , en mi opinión, tienes razón.

    Llevamos años haciendo caso de todos los “mediocres” que nos alientan a poner la otra mejilla diciendo que no debemos hacer caso, que cuanta más importancia les demos más fuerza tendrán , que debemos respetar y callar sobre todo lo que vive en la región catalana y un sin fin de pensamientos “oenegesianos” que solo nos colman de insultos ,tristeza y desazón.

    Otra cosa sería que los resultados, después de tanto poner la mejilla, fueran otros pero NO….el resultado es que solamente nos insultan, nos vejan pero quieren nuestro dinero, coño, para eso si son españoles.

    Nuestros políticos deberían dejar de ser tan tibios con las respuestas a estos insultos, deberían imponer algún tipo de orden democrático ( que para eso están las leyes) y , por fin, gobernar y gestionar para todos…hasta los insultos.

    Veamos, yo ¿Debo insultar a cada catalán que se cruce conmigo fuera de Cataluña porque hable catalán? ¿Porque me moleste? ¿Debo reírme de un idioma que nació de una rotura más del “latín vulgar”? OJO que se llama “latín vulgar” pero no por ser impropio ( lean y estudien algo si les apetece)….. Y eso del “caganet” ¿Debo decir que, escatologicamente hablando, es una marranada?

    En un principio NO puedo , ni quiero asumir respuestas positivas a mis preguntas pero si somos españoles ¿por qué me insultan mí por vivir fuera de Cataluña y encima me callo la boca para que no se enfade nadie?

    Quizá es hora de enfrentarse a todo esto utilizando las palabras, las actitudes y los hechos.

    Es hora de impedir que me insulten…y por ello que no cuenten con mi dinero.

    Señores políticos…tengan cuidado porque ahora no convencen a nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *