Cáritas y la escala de escasez

Cáritas y la escala de escasezCÁRITAS

La escasez es un término relativo, dado que se miden los recursos comparándolos con las necesidades que se pretenden satisfacer; y resulta, que los recursos son limitados, insuficientes y escasos para cubrir todas las necesidades y deseos.

Sin embargo, la escala de escasez es distinta para un pobre y para un rico, ya que mientras el pobre la vive de forma dramática, el rico la vive de forma frustrante por no poder acceder a todos sus deseos. De lo que no hay duda es que la escasez existe para todos, ya que los recursos de los que disponemos son limitados…

Pero además de los estudios y doctrinas de economistas reputados, que se dividen el pensamiento económico entre neokeynesianos- partidarios de un Estado con fuerte protagonismo-, y monetaristas o neoliberales- que piensan que el Estado debe de limitarse a garantizar la buena marcha del mercado-, existe otra vara de medir la marcha de la economía; y uno de los más reputados para hacerlo es sin duda Cáritas.

El problema es que al  informe presentado por Cáritas relativo al nivel de pobreza en España, se le niega valor y credibilidad porque las herramientas para medir- dice Montoro-, no son las adecuadas. Y desde luego la mejor herramienta para medir el aumento de pobreza, conocer las necesidades de familias que están sumidas en la desilusión y la desesperanza, no son los gráficos ni los decimales en el PIB, sino las colas ante las Diócesis de Caritas.

Quizás a Cáritas le ha sobrado la mención y el comparativo de las necesidades económicas para salir adelante, con el dinero necesario para salvar de la quiebra a las autopistas, porque es innecesario; todos somos conscientes de los robos y desfalcos a que están sometidas las arcas del Estado por quienes se supone que tienen que velar por ellas…

Ello ha dado lugar a que esta apreciación se convierta en el asidero para descalificar y negar una evidencia que avergonzaría a cualquier político de cualquier país, a excepción, claro está, de algunos  políticos del nuestro que la niegan practicando la “política del avestruz”, que al no ver ella, piensa que a ella no la ven: primero fue Artur Mas con la pobreza infantil en Cataluña y ahora Cristóbal Montoro.

Está claro que tienen en común más de lo que se piensan. Y los ciudadanos, Sr. Artur Mas, y Sr. Cristóbal Montoro, creemos a Cáritas porque nos han dado motivos para creer. Y por la misma razón, a Vds. no les creemos.

Acerca de Angel

Intento sobrellevar un tiempo emocionante para sus protagonistas, cansino para el observador, de inacabable ir y venir, donde no se ha sabido acotar un terreno de encuentro ni arbitrar unas reglas del juego por todos respetadas, porque fuesen respetables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *