Archivo de la categoría: Gente

En busca del reino del olvido

el reino del olvidoEl reino del olvido

Te miraba extrañado mientras las palabras que me decías golpeaban en mi cerebro que, ingenuo  él, no esperaba de ti. Acomodado estaba  a escuchar tan solo expresiones tiernas con las que solías expresar tus sentimientos hacia mí desde siempre ¿recuerdas?, desde aquél primer beso furtivo, antesala de un sinfín de besos furtivos,  de un sinfín de te quieros  furtivos.

¡Ya no te quiero!, dijiste, pero sonreí en mis adentros al pensar que era uno de tus juegos, ese que acabaría con un “ahora, te quiero más que antes”. Pero mi sonrisa se convirtió en llanto cuando comprendí que la segunda parte  nunca llegaría, que no era un juego donde ganaría  amor, sino que lo perdería.

Ahora ¿recuerdas? continúa la amistad una vez muerto el amor, dijiste. Craso error: ambos deberíamos haber sabido que el desamor no conlleva amistad sino rencor, antesala del olvido, antesala del perdón.

Perdono tu desamor surgido quizás de mil motivos que mi amor confundido a veces te envió, pero no olvido, que si de veras me hubieses querido, a mis te quieros de despedida no hubiesen sido con un “hasta luego” correspondidos. Perdono tus razones, incompresibles para las mías, pero sin embargo no puedo olvidar tu forma de “envío”, como un paquete mal envuelto y sin atar.

Sin embargo, ahora que en el juego estamos, no tu sola sino ambos entregados al juego del olvido, me dicen que estás triste por todo lo acontecido. ¡No lo estés! Ambos vivimos en un mundo donde estamos buscando el reino del olvido. Quién sabe si antes de llegar nos encontramos y acordamos regresar  al reino del amor, del que no deberíamos de haber salido.

Un vistazo a las escuelas económicas

Las escuelas económicasLas escuelas económicas

Las escuelas económicas están de moda, y algunos políticos han alardeado de sus conocimientos e incluso de tener como libro de cabecera un tratado de economía.

Cada partido, en función de su ideología política tiene un concepto distinto de la economía, y por tanto, del origen de los problemas existentes y de las decisiones a adoptar para su solución. Es por ello conveniente echar un vistazo a las distintas escuelas económicas al fin de conocer un poco más sobre lo que nos espera.

Las economías

Economía política pura: estudia las relaciones espontáneas que se forman entre los hombres que viven en masa, sin pretender juzgarlas desde ningún punto de vista sino explicar su existencia

Economía social: estudia las relaciones sociales voluntarias que los hombres crean entre sí bajo forma de leyes, instituciones, asociaciones, etc., para mejorar su condición, proponiéndose investigar los medios más adecuados para conseguir este fin por lo que también puede denominarse política social

Los primeros fenómenos económicos que llamaron la atención y se estudiaron fueron los relativos a la producción, especializándose en este estudio Adam Smith y los fisiócratas.

La clásica división de la ciencia económica se divide en cuatro partes: producción, circulación, distribución y consumo.

Las escuelas económicas

La escuela mercantilista

El dinero es el que dispone del trabajo del hombre y de todos sus productos. El comercio interior no proporcionará ganancias porque no aumenta la suma de dinero que posee una nación y si por su medio un individuo gana, otro de la misma nación pierde. Si se quiere que una nación se enriquezca, es menester aumentarlas ventas y limitar las compras al extranjero.

 Y la consecuencia de esta doctrina fue la serie de disposiciones fiscales y reglamentos en que todos  los favores y privilegios se reservaban para la exportación de objetos manufacturados.

La escuela fisiocrática

Los economistas del siglo XVIII llamados después fisiócratas combatieron la doctrina del sistema mercantil, haciendo ver lo erróneo que era el considerar los metales preciosos como la única riqueza, el comercio exterior como único medio de procurársela, y el favor a la industria fabril y la defensa de la agricultura les hicieron caer en el error opuesto: erigieron un sistema que aupaba a la agricultura como único medio de riqueza y consideraran estériles e improductivas  todas las demás, dividiendo las clases sociales en tres órdenes: +

  • La clase productora por cuyo trabajo se producía la riqueza
  • La clase propietaria compuesta por quienes viven de las rentas de la tierra
  • La clase no productora compuesta por los fabricantes, comerciantes etc., clase que ejerce un trabajo útil pero que no crea riqueza ninguna. De aquí que constituyendo el producto neto que da la agricultura, la suma total de la riqueza que la sociedad produce, toda contribución ha de recaer sobre los propietarios y por consiguiente, defendían el impuesto único sobre la tierra.

La escuela clásica liberal

Adam Smith en su Riqueza de las naciones supone tres grados sucesivos en la producción: economía agrícola, economía industrial y comercio exterior, estableciendo que la fuerza productiva reside en el trabajo.

Admite dos clases de valor:

  • El valor en uso, útil, pero que no puede ser objeto de cambio.
  • Valor en cambio, que facilita la adquisición de otros objetos.

Riqueza, facultad que tienen ciertas cosas en proporcionarnos otras, valor que solo puede ser resultado del trabajo del hombre que es el que modifica los objetos dándoles una utilidad que no hubieran tenido sin él.

Precio, relación que tienen dos valores en cambio, expresada por medio de la moneda y compuesta ordinariamente de tres elementos distintos:

  • el salario del trabajo
  • el beneficio del empresario
  • la renta de la tierra

Adam Smith divide la riqueza productiva en dos clases:

  • una que es inmediata o próximamente consumida
  • otra que se emplea como capital para obtener una renta.

También divide los capitales en:

  • fijos
  • circulantes

 Y demuestra la necesidad de los cambios y las ventajas de la libertad del comercio y la industria.

Como principal postulado, la escuela clásica liberal sentó el que:

  • las sociedades humanas están gobernadas por leyes naturales inmutables
  • el deber de los individuos consiste en tratar de ajustar a ellas su conducta
  • la intervención de la autoridad debe reducirse a un mínimo indispensable a la seguridad de cada uno, dejando libertad de acción.

Como expresión de esta libertad adoptaron el célebre lema: “laisser faire, laisser passer” (deja hacer, deja pasar)

Escuelas socialistas

El vizconde Alban de Villeneuve-Bargemon, en su Economía cristiana, describe con sobrios colores los funestos efectos del sistema industrial y los sufrimientos que agobian a las clases trabajadoras, pero los remedios que propone son más propios de un apóstol que de un economista.

Droy, siguiendo esa misma dirección dice:”no se deben tomar las riquezas como un fin, porque no son más que un medio; las mas preciosas son las que proporcionan el bienestar al mayor número de hombres. La prosperidad de las naciones depende, más que de la cantidad de productos, del modo de cómo están distribuidos”.

Las utopías socialistas han existido en todas las épocas y en todos los tiempos. Platón, en su obra De República, nos presenta el más antiguo modelo de creaciones imaginarias y es el primero en proclamar pura y simplemente el comunismo.

Morelly, Babeuf, Marx…fundan las escuelas socialistas de carácter principalmente crítico y que pueden resumirse diciendo que consideran como causa esencial del desorden social, la concentración de los bienes en manos de un reducido número de individuos que se hallan en condiciones de explotar a la masa haciéndola trabajar en provecho suyo, por lo cual, propugnan por un nuevo orden de cosas en el que la propiedad capitalista y el salario estén abolidos o cada vez más limitados.

Según el mayor o menor radicalismo en este punto se clasifican en:

  • Comunistas, los cuales aspiran a la supresión de la propiedad solo para los bienes que sirven a la producción, no para los de consumo.
  • Agrarios, que piden la supresión de bienes inmuebles, tierras y casas.
  • Materialistas históricos o marxistas, que proclaman que los hechos relativos a la producción y a la técnica industrial determinan todos los hechos sociales y han tomado un carácter netamente obrero y de oposición a la clase burguesa, adoptando como divisa la lucha de clases; quieren que el Estado pierda todo carácter político, para volverse simplemente económico.
  • Sindicalistas, que preconizan la tesis llamada catastrófica, esto es, que creen que el mundo actual no podrá cambiar sino por un golpe de la masa obrera.
  • Anarquistas (de origen ruso, Bakunin y Kropotkin a la cabeza) cuya característica es el individualismo llevado hasta sus límites más extremos y creen que la propiedad individual es incompatible con la plena independencia del individuo.

Otras escuelas

  • Socialismo de estado, escuela que asigna a la ciencia un fin práctico y estima que no podemos pensar en modificar las instituciones económicas en otro sentido que el indicado por la Historia. En las leyes positivas dimanadas por el legislador ve uno de los factores más eficaces de la evolución social, por lo que propende a extender considerablemente las atribuciones de Estado.
  • Escuela católica o del cristianismo social, trata de consagrar por el espíritu cristiano las instituciones del pasado, como los gremios o corporaciones profesionales. Es contraria, en principio, al libre cambio y a todas las formas de internacionalismo.
  • Escuela solidarista, quiere que la solidaridad, la dependencia mutua de los hombres se convierta en regla de conducta, en deber moral y hasta en obligación jurídica sancionada por la ley, transformando la sociedad humana en una especie de socorros mutuos en que la solidaridad natural se convierta en justicia. Se distingue del socialismo en que mantiene lo que se llama las bases de orden social actual: propiedad, herencia, libertad de  disponer, etc.
  • Escuela matemática que derivada de la antigua escuela deductiva, considera las relaciones que se establecen entre los hombres como relaciones de equilibrio, semejantes a las que se estudian en la mecánica matemática, y que como ellas, capaces de ser puestas en ecuaciones algebraicas.
  • Escuela Psicológica, sujeta a la teoría del valor, convirtiéndola en centro de la ciencia económica, y a un análisis psicológico sutil

Fuentes

1.-Universitas, tomo X, Temas económico-sociales, Las escuelas económicas

 

Los lugares de trabajo felices

Lugares de trabajo felicesLos lugares de trabajo felices ¿Lujo o necesidad?

Cualquier cosa que cambia la forma en que sentimos emocionalmente puede tener un impacto en nuestra salud física también, de acuerdo a la ciencia de la psiconeuroinmunología.

Hay tres sistemas principales del cuerpo que están involucrados en el mantenimiento de la salud: el sistema nervioso, el sistema hormonal (endocrino) y el sistema inmunológico. Estos son en un triángulo de la comunicación, cada interacción con los otros. Cualquier cosa que afecta a uno de sistema puede afectar a los otros dos.

“El cuerpo tiene todos estos sistemas a prueba de fallos en el lugar para mantenerse saludable”, dice Michael Lumpkin, catedrático de Bioquímica y Biología Celular y Molecular de la Universidad de Georgetown, EE.UU.. “Todo lo que necesitas hacer es proporcionar un ambiente de curación y el cuerpo suele hacer el resto.”

¿Cómo los edificios en los que trabajamos nos afectan emocionalmente y físicamente?

Lumpkin explica el efecto de los ambientes a través de su efecto calmante de curación en el sistema nervioso central, donde el ruido, los colores brillantes y amenazantes cómo el rojo o el naranja brillante o los olores nocivos forman parte de ese elenco de información sensorial negativa que activará la hormona del estrés. El cambio de ambientes estresantes por lugares de trabajo felices donde imperen los calmantes colores naturales, paisajes y sonidos ayudan a calmar el sistema nervioso.

 ¿Qué hacer para el estrés de nuestros cuerpos?

El estrés es detectado por nuestro sistema nervioso, que se comunica con nuestro sistema hormonal para aumentar las hormonas del estrés, como el cortisol, la adrenalina y la noradrenalina (epinefrina). Estas hormonas activan órganos y tejidos, incluyendo los pulmones, el corazón y los músculos esqueléticos hasta conseguir que estén listos para luchar o huir de la amenaza inmediata, ya sea física o psicológica.

Al mismo tiempo, estas hormonas del estrés suprimen sistemas en el cuerpo que no son inmediatamente necesarios para luchar o huir. Estos “no esenciales” incluyen las hormonas sexuales, hormonas de crecimiento, hormonas tiroideas y también el sistema inmunológico. Siempre que estamos estresados ​​está en peligro nuestro sistema inmunológico.

Aunque esto funciona muy bien en el corto plazo, la conservación de la energía  que nos permite reaccionar ante un peligro inmediato, no es buena para nosotros en respuesta al estrés crónico. Se pone en marcha toda una cascada de eventos, dice Lumpkin, que puede llegar a ser perjudicial.

Uno de estos eventos es la respuesta inmune inflamatoria. Dr. Andrea Danese, profesor titular Clínica en el Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia, del Kings College de Londres, ha pasado años investigando cómo se eleva esta respuesta en adultos sobrevivientes de algún tipo  de  trauma infantil.

Los adultos con experiencias adversas en la infancia tenían mayores niveles de los biomarcadores inflamatorios de sangre que indican la activación del sistema inmune. Esta respuesta inmune es vital para el cuerpo para combatir la enfermedad en el corto plazo, pero su presencia a más largo plazo es perjudicial.”Se ha asociado con varias enfermedades crónicas, relacionadas con la edad”, dice Danese: las enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, algunos tipos de cáncer, y probablemente la demencia tipo.

El estrés crónico puede ocurrir a cualquier edad. Las personas cuyos puestos de trabajo todos los días acumulan presión son especialmente vulnerables: soldados de combate, bomberos, los controladores aéreos, policías, personal de emergencias, etc. En cambio, quienes disfrutan de lugares de trabajo armónicos ven su salud beneficiada.

Asimismo Lumpkin ha estudiado el efecto de proporcionar formación a los estudiantes de medicina en gestión del estrés. Después de 11 semanas, los estudiantes que tenían esta formación (que incluía la meditación, la relajación y otras técnicas de afrontamiento) tenían niveles más bajos de la hormona del estrés cortisol que sus colegas que no habían tenido la formación, cuya cortisol fue subiendo y subiendo.

Pero Lumpkin señala que crónicamente ambientes estresantes pueden ocurrir en cualquier lugar, incluso en cualquier oficina de planta abierta: “Ustedes no tienen privacidad, usted no tiene tiempo para sentarse y analizar un problema”. La solución pasa por hacer “lugares de trabajo felices donde las  oficinas hayan sido diseñadas para mejorar la calidad de vida y la salud de los trabajadores.

Entonces ¿Qué podemos hacer? Si los epidemiólogos nos dicen que el ochenta o noventa por ciento de las enfermedades humanas tienen como detonante el estrés, su manejo y control debería de ser tomado en cuenta dándole la importancia que se merece al entorno del trabajo como una parte importante de la salud pública.

Si somos realistas nos daremos cuenta que la mayor parte de las horas de vigilia las pasamos trabajando. Es por ello que los lugares felices de trabajo no deben de ser algo excepcional ni desagraciadamente utópico, sino algo tan real y necesario como los espacios libres de humo.

Alguien ha maltratado a Bruce

BruceA Bruce

Acostumbro a pasear siempre que puedo por parajes naturales pero a veces he de atravesar extrarradios  convertidos en ruinas por el abandono, aunque solo de manera accidental.

En mis paseos no suelo hacerme acompañar, y es por ello que la música a través de unos pequeños auriculares me ayuda a abstraerme de pensamientos innecesarios y tóxicos a la par que me ayuda a dar ritmo a mi marcha.

Justamente en el momento en el que los acordes de Meeting Across The River “…y la palabra ha pasado, ésta es nuestra última oportunidad…” estaba a punto de hacerme levitar…lo vi.

Acurrucado en el muro y dormido vi al perro de cara triste, posiblemente porque lo dejaron allí abandonado. Como en un amor a primera vista le hice un hueco en mi corazón y acercándome con cuidado de no despertarlo, lo acaricié. Y en ese mismo instante, mientras sonaba otra canción, supe que nombre ponerle: Bruce.

Permanecí junto a él haciéndonos compañía, hasta que las sombras comenzaron a caer sobre el muro impidiéndome verlo con claridad, momento en el que me despedí de Bruce con la promesa de que lo visitaría lo más pronto posible.

Pasaron unos meses y nuestra relación se afianzó hasta el punto de pasar a formar parte de mi vida y de hecho, podéis ver su fotografía en mi muro de Facebook. Así que cada vez que salgo a caminar, paso a saludarle en silencio para no turbar su sueño ya que permanece dormido soñando los sueños de los perros.

Pero hace unos días, cuando pasé a saludarlo lo encontré apaleado, pintarrajeado, maltratado y herido aunque aparentemente permanezca dormido. Alguien ha maltratado a Bruce: algún desaprensivo turbó el sueño de Bruce, ese perro creado por algún desconocido, alguien con mucho amor y posiblemente tan solo como Bruce.Mi amigo Bruce

Yo sigo pasando por allí y no dejo de visitarlo. Pero cuando me acerco, maldigo a quienes profanaron estúpidamente esa obra de arte, esa obra de amor, a la vez que no puedo dejar de reprochar a su creador el mal lugar que eligió para dejar dormido a Bruce.

Penurias de un político en campaña electoral: el último mitin

El ultimo mitin-politico en un atril dando un discursoSobre el cómo acabó la reunión con los representantes agrarios de ayer, prefiero no comentar. Tan solo un apunte: conocen su poder y saben tirar de la cuerda y tensarla hasta alcanzar su “límite elástico” pero puede que podamos pescar algo, aunque sea a costa de aprovechar las luchas y divisiones internas.

Último día de campaña: antes del último mitin

Hoy los preparativos en la plaza han empezado a primera hora de la mañana. Decenas de voluntarios del pueblo y también venidos de los adyacentes, van uniformados con las camisetas del partido, orgullosos de prestar su apoyo a nuestro grupo que al fin y al cabo es el único que mira por los intereses generales. Van de grupo en grupo fotografiándose y haciéndose selfies, o como se llame eso de sacarse las fotos uno mismo estirando el brazo o ayudándose con una especie de palo.

He de decir que me siento orgulloso del trabajo de estos voluntarios, sobre todo, porque sé a ciencia cierta que entre ellos habrá futuros delfines políticos que llegarán a lo más alto: se están formando con personas que sabemos de esto. Habrá que repartirles unos bocadillos y un refresco, aunque me gustaría que el partido los invitara a una comida de hermandad en un sitio decente, pero ¡esta maldita crisis! Bueno bajaré a desayunar antes que cierren el buffet del hotel.

Qué bonita está la plaza con sus banderitas. Parten hileras de ellas desde el mismo centro atadas a la farola de hierro fundido, esa que baña con su luz los balcones de madera torneada brillante por el barniz protector de los ataques de las inclemencias del tiempo y de todo tipo de insectos destructores y comedores de madera, por cierto, barniz donado por el Ayuntamiento: no reparamos gastos con tal de que el pueblo esté bonito y cuidado.

A las seis de la tarde, ya veo que el escenario está montado y se está haciendo la prueba de sonido. Hay una actuación de un grupo oriundo del pueblo que no es que me guste su música, pero los chavales los idolatran y eso los atraerá. El ambiente se calentará y en ese momento intervendré yo. Después del discurso presentaré al presidente que estará con nosotros, pero ¡ojo!, hablo en primer lugar porque soy el representante local y es mi obligación allanar el camino a quienes vienen de fuera, no porque actúe de telonero para nadie ¡faltaría más!

Por cierto, hoy es el último día de campaña, por tanto es el último mitin y hay que darlo todo. Así que repasaré mi discurso –bueno el esquema–, porque no necesito leer para hablar en público. Eso es de políticos mediocres que leen lo que otros les escriben por eso son tan falsos: porque ni se lo saben ni se lo creen y por eso todos suenan igual de vacíos y mentirosos.

Sin embargo, el mío es producto de cuatro años de legislatura en los que he cumplido mis promesas electorales, y eso se nota. Cierto es que no se puede contentar a todo el mundo: a los unos por envidia, a los otros porque están jodiéndose en la oposición y lo llevan fatal, y por último, el grupo de la contraria, o sea, el grupo que basta que digas blanco ellos digan negro y viceversa, sin explicaciones ni argumentos ni nada de nada.

Apuntes del discurso para el último mitin

¡Ciudadanos y ciudadanas todos y todas! ¡Vecinos y vecinas todos y todas! (hay que tener cuidado con esas cosas del género porque se puede ofender a alguien y no están los sondeos para eso precisamente). Estamos aquí reunidos quienes apostamos por el bienestar y el futuro sin sobresaltos para este pueblo y sus habitantes. No tengo que exponeros los logros y las acciones de esta corporación municipal –la vuestra, la que elegisteis libremente y de la que formo parte gracias a vuestra confianza.

Como decía, no tengo que exponeros todos los esfuerzos hechos, pero…lo voy a hacer. Lo voy a hacer, porque me siento, nos sentimos orgullosos de (aquí, suelto lo de la remodelación de la plaza con sus baldosas de granito y la farola esa de fundición que tanta pasta nos costó, el abrevadero nuevo para el ganado en la fuente de las perdices, la pista de Snow para los chavales, la ruta esa que llaman “del colesterol” que va pegada al río…y también–aquí elevar el tono y levantar las manos para originar carcajadas–, lo del barniz ese de los balcones GRATIS)

Amigos y amigas, hace cuatro años que con vuestra confianza convertida en votos hemos echado a quienes venía ostentando el poder en el pueblo y que se pensaban que eran los propietarios de él. Los habéis echado con vuestros votos, con la única moneda que se puede comprar la libertad y la decencia. Con la misma moneda que me habéis comprado a mí y todo mi conocimiento y saber hacer. Recordad: soy ese Manolo, el del bar, ese que ha estado sirviéndoos las mejores cañas y tapas del pueblo. Ese que renunció a lo mejor que sabía hacer para empezar un camino nuevo y explorar con vosotros para vosotros, ese mundo lleno de sacrificio y  dedicación hacia cada habitante de este pueblo. Sin horarios, sin descanso. Siempre con la puerta abierta del Ayuntamiento de lunes a jueves y de 11 a 12 horas para escuchar vuestras quejas, estudiar vuestras peticiones, escuchar y apoyar en la medida de lo posible vuestros anhelos…

Por todo ello (alzando la voz), os pido vuestro voto. Os pido que apostéis por la continuidad porque necesito más tiempo para acometer todos los planes que están en una carpeta encima de mi mesa, en vuestro Ayuntamiento. En ese edificio que veis detrás de mí y que es vuestro. Yo solo soy un inquilino temporal que en vez de pagaros el alquiler con dinero os lo pago con sacrificio y dedicación, buen hacer y sobre todo, con amor. Porque…¡os quiero a todos!. Sois mi familia y no descansaré hasta que no vea a todos y a cada uno de vosotros libres de problemas, felices y orgullosos de ser parte fundamental, columna vertebral, corazón de este pueblo.

Y para despedirme y dejar paso a nuestro Presidente venido de la capital para estar con todos nosotros en el último mitin , no puedo dejar de mencionar algo que considero fundamental, máxime si como sabéis, en estas elecciones he pasado de programa electoral porque todo lo que está escrito en un papel de colores y brillos suele durar lo que dura la campaña.

En cambio, las promesas, no. Las promesas son cicatrices en el alma si no se cumplen, y para cuando emprenda el largo viaje sin  vuelta quiero mi alma limpia, sin marcas que le dé a San Pedro motivos para no abrirme las puertas (esto decirlo con tono jocoso para levantar aplausos y risas). Así que os prometo 10 cosas, aunque como os he dicho en la carpeta de la mesa, la carpeta azul del cajón, hay muchas más…y muy buenas.

  1. Vamos a bajar las tasas municipales de basura de manera notoria.
  2. Vamos a realizar la acometida de agua potable desde Cerro Negro ya que sabéis que la calidad del agua es cojonuda y tiene propiedades medicinales.
  3. Vamos a ampliar el llamado camino del colesterol y dará la vuelta al pueblo en sentido circular porque he recibido muchas quejas por su longitud actual y he comprendido que es verdad, que los 73 metros lineales actuales son inadecuados e insuficientes. Una vez finalizada la ampliación, dispondréis de caso quinientos metros, o sea, que si dais tres vueltas habréis andado mil quinientos, que no está nada mal. Además lo pintaremos de verde con un RAL similar a la yerba para que parezca que vais caminando campo a través.
  4. Se prohíba el paso de los rebaños de cabras por la Plaza, al menos en horarios que suele haber personal por aquí.
  5. También se habilitará un carro de limpieza con su dotación de personal especialista que irá detrás del paso de las cabras para limpiar sus deposiciones, algo que hasta ahora ha levantado numerosas quejas.
  6. Se habilitará en la Casa Consistorial una sala en la planta baja donde se instalará una máquina de bingo que funcionará las tardes de jueves, viernes y sábados de diecinueve a veintiuna horas, a precios asequibles para todas las pensiones y en principio solo para los jubilados.
  7. A partir de este año, en las fiestas del pueblo, habrá música. Para ello contrataremos un pinchadiscos para los pasodobles y boleros. Los chavales se divertirán con el grupo “Los Chonis” que ya conocéis porque son los Heavys del pueblo y que han actuado al comienzo como teloneros.
  8. En los alrededores de las escuelas habrá siempre un agente de la autoridad que controlará que en horario lectivo no haya ningún niño que esté haciendo pellas en lugar de estar en clase aprendiendo y labrándose un porvenir.
  9. La ambulancia del ambulatorio del pueblo será requerida para que en el mínimo plazo pase la ITV de una puñetera vez y arregle lo del rotativo de emergencia que ya se le ha dicho por activa y por pasiva, que las ambulancias llevan color amarillo y no el color azul que lleva la del Oscar que es de policía.
  10. Y por último, este año volveremos a repartir de nuevo a quienes lo requieran, un kilo de barniz para la protección de los bichos en las barandillas torneadas de los balcones, aunque en vista del éxito precedente, todo el pueblo pinta.

¡Más claro, agua! Este el el último mitin y estas son mis promesas, las promesas de vuestro alcalde actual y estoy seguro que con vuestro apoyo en forma de voto, vuestro alcalde para la próxima legislatura.

No os llaméis a engaño: las fuerzas hostiles que quieren hacer tambalearse la convivencia y el progreso actuales, están al acecho y vienen disfrazados de corderos, pero son lobos. Salir todos a una y votar a Manolo, ese que conocéis tan bien, ese Manolo que una vez fue Manolo el del bar.

Aquí la gente aplaudirá a rabiar, coreará mi nombre, cantarán Manolo para Alcalde y cuando vea que la cosa decae, presentaré a nuestro Presidente…

 

Penurias de un político en campaña electoral

dialogue in studioAhora que estamos en plena campaña electoral,  en un año que será muy movido políticamente hablando, tanto algunos tipos de prensa como comentarios de personas que se permiten el lujo de opinar sin saber, proyectan imágenes frívolas de las actividades  de los políticos en campaña.

En apariencia, si soy honesto –que lo soy–,podemos dar una imagen frívola, pero la realidad es otra. Trabajamos duro y las penurias de un político en campaña electoral no se reflejan en esas imágenes que salen en las portadas de las revistas y prensa, tanto local como nacional, así como en los medios audiovisuales, públicos y privados.

Los equipos que van de “avanzadilla”, trabajan duro para que nosotros, los políticos elegibles llevemos a todos y a cada uno de los ciudadanos nuestras ideas de prosperidad, y eso, señores, no es un esfuerzo insignificante que digamos. Repetimos constantemente nuestros lemas, nuestros planes de futuro, nuestros sueños de prosperidad para todos y cada uno de los ciudadanos sin los que nada de esto tendría sentido. Intentamos convencer, en ocasiones sin estar convencidos, debido a que es imposible entender a fondo todas las directrices que marcan nuestros dirigentes, pero si ellos lo dicen, será así.

Y todo lo digo desde la humildad y el convencimiento de que los ciudadanos nos necesitan para seguir adelante. Y como en todos los aspectos de la vida y de la organización social, existen “trolls” disfrazados de políticos anhelando la destrucción del sistema tal como lo conocemos.

Y ahí es donde intervenimos nosotros, los políticos íntegros que nos sacrificamos para ofrecer, sin recovecos ni tapujos, nuestros conocimientos y experiencias haciendo partícipes de nuestros sueños a todos los ciudadanos sin excepción: que ni un solo ciudadano quede fuera de la tierra donde brotan las fuentes de leche y miel, que no es sino el estado del bienestar, es nuestro afán.

Para ello, y con el consentimiento de mis superiores –las reglas son las reglas–, trataré de exponer a mi manera las penurias de un político en campaña electoral que me acontezcan cada día por esas calles y pueblos de nuestra tierra, no como una exposición pública del sacrificio que los políticos hacemos por el bien común, sino para que se conozca nuestro lado humano, lejos de la cuidada imagen que podamos dar con nuestros trajes caros, coches oficiales, guardaespaldas, Iphones, tabletas u ordenadores de última generación gratis y demás bienes terrenales imprescindibles para el buen hacer de nuestras obligaciones con todos ustedes.

Espero que la  pequeña aportación de mis experiencias, sirvan para ayudar a desterrar de una vez por todas el “tufillo” que envuelve a la tan denostada clase política de este país. Si tan solo un ciudadano, que antes de conocer las penurias que pasamos opinaba que la clase política está al propio servicio de su ego y de sus intereses partidistas deja de pensar así y entiende que las apariencias engañan y realmente somos lo que predicamos, me daré por satisfecho…en mi ego.

Primer día de campaña electoral

 Eran poco más de las seis y cuarto de la tarde cuando el despertador, cumpliendo su detestada función me despertó del sopor en que me había sumido después de una copiosa comida calificada como almuerzo de trabajo.

Menos mal que esta mierda es cada cuatro años –pensé–. Si las campañas electorales durasen más tiempo y las legislaturas menos, a la política podía dedicarse algún otro imbécil, pero no yo, desde luego.

El primer año, cuando por fin hice caso a los amigos, pelotas y toca – pelotas de turno consintiendo en  ser inscrito en las listas de un partido político con más posibilidades que perspectivas, rancio de ideas y largo de miras, no dejo de reconocer que disfrute como un enano, como se dice vulgarmente: música de banda, banderitas de colores llamativos, entrevistas en los medios hechas habitualmente por aprendices de oficio, con ganas pero sin ilusión, rondillas de bar en bar tomando vinillos finos, cenas cortas, sobremesas largas, noches sin fin y coartadas perfectas ante María, mi mujer.

Los primeros consejos de nuestros asesores de campaña electoral

 Todo lo que hagas y digas durante los días de campaña será analizado por tus contrincantes políticos en busca de basura que arrojar –me repiten cada día mis asesores como advertencia, mientras que el “no digas nada si no quieres, pero sobre todo no la jodas” es el consejo que me han regalado como bono–, así que es fácil mantener la boca cerrada y la sonrisa dispuesta evitar duelos o promesas que se puedan utilizar en algún momento en mi contra participando tan solo en las tertulias donde impere el injustamente denostado y vilipendiado por algunos intelectuales “diálogo de besugos”.

Todos nuestros esfuerzos van encaminados a recordar al electorado que estamos en un proceso fundamental y crítico para el futuro de nuestro bienestar, que al fin y al cabo es lo que nos preocupa a todos. Los ciudadanos quieren vivir bien y sin problemas, o sea, comprar lo que les dé la gana en un momento determinado, salir y divertirse de vez en cuando, con dinero o a crédito, eso da igual. El resto de escenarios en la marcha de una nación, a casi todos se la trae al pairo. La política de “cada uno que mire su culo”, se ha impuesto en la mayoría de los ciudadanos, y en las urnas esa es la que buscamos.

¡La comunicación! es el eje fundamental en una campaña electoral. Salir hasta en la sopa,  el lema interno del partido, que nuestras caras sean conocidas por todos los ciudadanos,  la clave. De los hechos no hablamos porque a estas alturas, las mentes de los electores están en fase de reseteo. Parece mentira que tal sin sentido sea posible, pero si nuestros analistas lo dicen, será porque lo saben bien: son expertos en este juego.

Y esto cada vez se pone peor y más difícil. Porque ahora, cómo éramos pocos,  aparecen de “no se sabe dónde” personajes nuevos que se creen capacitados para dirigir este país, manejar el poder,  repartir los dineros con criterios basados en unos conocimientos de macro-economía adquiridos en la micro-economía doméstica mileurista y queriendo hacerse cargo del presupuesto de una nación: estamos listos.

Este soy yo, el candidato

En cambio nosotros, yo concretamente, soy la viva imagen del hombre hecho a sí mismo. He levantado un negocio de la nada hasta llegar  a tener durante más de veinte años el mejor bar de la plaza. Quien no conoce el Bar Manolo, el mejor del centro.

Y como pienso que es  obligación de cualquier ciudadano bien nacido y agradecido que en su camino de prosperidad haya visto la oportunidad de servir al prójimo de manera desinteresada, opté por compartir el buen hacer y aprendizaje que me hizo triunfar en mi vida laboral y por eso, después de veinte años sirviendo los mejores cafés y copas del pueblo y habiendo hecho del Bar Manolo una institución, sentí que había tocado techo. Lo traspasé, abandoné una carrera de éxito y  sentí que mi lugar era el de Alcalde, lugar ideal para poner a vuestra disposición todos los conocimientos y experiencia adquiridos en una vida detrás de una barra y dedicarme de manera desinteresada y altruista a gobernar el destino de todos los habitantes de este pueblo: “si yo triunfé, vosotros también podéis hacerlo “¡Palabra de Manolo!

Bueno ahora voy a levantarme porque me queda una larga noche por delante: paseo entre la gente de “a pie”, mitin de una hora en el salón de actos y cena en el salón privado del restaurante con los representantes del sindicato del campo, que seguro que nos querrán llevar a su terreno, porque con ellos, las noches se hacen largas

Cinco minutos de gloria

cinco minutos de gloriaAlfredo es un tipo normal con todo lo que el adjetivo conlleva. Pero la última vez que me lo encontré en la calle, llevaba una sonrisa fuera de lo normal –en él–, y a pesar de que la curiosidad no es uno de mis defectos no pude evitar invitarle a un café, convencido de que en un rato de charla mi curiosidad quedaría satisfecha.

Después de los saludos de rigor y de las preguntas obligadas sobre el estado de salud de familiares y amigos comunes, no pude evitar durante más tiempo endosar la pregunta que rondaba en mi cabeza desde que nos encontramos de manera circunstancial.

Oye Alfredo: sabes que nos conocemos desde hace muchos años y que siempre te he catalogado como un tipo serio, pensativo, ensimismado en tus pensamientos cuando caminas, como si tu mundo no estuviera en este, e incluso, si no te conociera bien, pensaría que algo taciturno. Sin embargo, hoy me ha sorprendido esa deslumbrante sonrisa que llevabas cuando te encontré y ¡coño!, esa que tienes ahora.

La carcajada que soltó Alfredo hizo que la parejita y la señora que ocupaban la mesa de al lado se giraran hacia nosotros y sonrieran contagiados por la espontaneidad de la acción, hasta que se fijaron en mí y al ver el desconcierto reflejado en mi cara, siguieron a lo suyo como si nada hubiese pasado.

– ¿Recuerdas que uno de mis sueños era dejar de ser un tipo anónimo y que la gente se fijara en mí aunque fuese durante cinco minutos? –comenzó a explicarme sin perder la sonrisa. Pues bien, lo he conseguido, aunque he de reconocer que ha sido de manera casual y durante cinco minutos. Y no una vez, sino ¡dos veces!

Mi perplejidad iba en aumento aunque trataba de disimularla, no fuese que pensara que la envidia me corroía, o lo que es peor, que no le creía. Así que abrí unos ojos “como platos” para demostrarle con ese gesto mi sorpresa e interés por los acontecimientos… ¡cuenta, cuenta, exclamé!

–Pues nada chico –comenzó a contar– mientras comenzaba a levantarse lentamente. Si quieres tener cinco minutos de gloria como yo, vete a menudo por Decathlon y por Mercadona y verás cómo tarde o temprano tendrás a todo el mundo pendiente de ti, mirándote: unos de manera condescendiente, otros con curiosidad y, los restantes, con cara de desprecio. Dicho esto, Alfredo se alejó con su sonrisa y me dejó con cara de estúpido y con la cuenta de los cafés.

La curiosidad hizo que comenzará a prodigar mis compras en estos sitios, y puedo decir con orgullo que, de momento, he igualado la marca de Alfredo y ya he tenido en dos ocasiones esos cinco minutos de gloria en que todo el mundo estaba pendiente de mí: la primera vez ha sido en el Decathlon de Mollet del Vallés en Barcelona, cuando una prenda que había comprado cinco días atrás hizo saltar la alarma al salir por los detectores, lo que atrajo la atención de los dos guardias de seguridad y las miradas de decenas de personas que estaban por allí.

Los guardias de seguridad, muy amables, después de verificar que las compras que portaba en las bolsas y estaban reflejadas en el tique de caja no eran las causantes de la alarma, me invitaron muy amablemente a acompañarles a un cuartucho de tres metros cuadrados donde procedieron a un interrogatorio en toda regla, hasta que me vino a la memoria que cinco  días antes me había comprado un cinturón que llevaba puesto en ese momento.

– ¡Ya está! –comenté ingenuamente– mientras procedía a quitarme el cinturón. Tiene que ser cosa de la pretina ésta que me compré hace unos días.

– ¿Y la factura? ¿Tiene la factura de esta prenda?

–Pues no –contesté. No suelo ir a comprar a ningún sitio con las facturas de compras anteriores.

–Pues tengo que cachearle –entienda que es mi trabajo–, dijo como excusa, mientras sus ojos decían que estaba encantado con él.

–Pues no. A mí no me cachea. Coja el cinturón que aún tiene la pegatina con el código de barras y súbase a la oficina a que le confirmen que esa prenda la han vendido hace cinco días.

Así lo hizo y volvió al cabo de diez minutos con MI cinturón en la mano y un montón de excusas apoyadas todas ellas en el cumplimiento del deber. Al salir del cuartucho y a pesar de que habían pasado más de quince minutos, aún tenía un gran número de seguidores esperando ver cómo acababa la cosa. En algunos de ellos, llegué a intuir algo de decepción por el desenlace.

Y la segunda vez que he vuelto a tener mis cinco minutos de gloria, ha sido esta misma tarde en el Mercadona de San Fost de Campsentelles, también de Barcelona, donde al salir con mis dos bolsas de la compra también comenzó a pitar la alarma, lo que me obligó a volver a la caja donde me había cobrado, dejar las bolsas allí y pasar sin la compra por el detector que al no pitar esta vez, hizo que la cajera diera una explicación a quien le quisiera oír –y a mí también–, por supuesto: será la alarma de la colonia o de la botella de vino…y siguió a lo suyo, mientras yo me encaminé de nuevo hacia la salida haciendo saltar de nuevo la alarma aunque esta vez no le hice maldito caso.

Yo entiendo que las tiendas y sobre todo las grandes superficies han de protegerse contra los hurtos: están en su derecho. Pero ¿sería demasiado pedir que aplicaran la misma tecnología para la desactivación de las alarmas? ¿Qué es lo que falla para que la alarma de una prenda que pasa por caja no se desactive y permanezca activa después de varios días, haciendo saltar las alarmas incluso en otras tiendas?

Así que ya sabéis. Si buscáis tener vuestros cinco minutos de gloria, visitar a menudo estas tiendas y tarde o temprano, los encontrareis.

Y tú ¿has tenido ya tus cinco minutos de gloria?

 

Una Inteligencia criticada la del pequeño Nicolás

El pequeño NicolásEl pequeño Nicolás como no podía ser de otra forma.

Mantengo una opinión algo diferente de la mayoría, cuando digo que el pequeño  Nicolás es un tipo muy inteligente. Y  lo digo porque de otra forma, no se entiende como en pleno siglo XXI alguien puede colarse en la coronación de un rey, simplemente falsificando un DNI, aún  teniendo menos edad de la que todo el mundo se espera para obtener una capacidad propia de una persona acreditada para tales eventos.

Así de simple, y por ello, lo denomino “inteligencia criticada”. Criticada sin saber, y por ello igualmente sarcástico.

¡Vamos, señores!, no me nieguen las alabanzas a la inteligencia del chaval. Ensalcen su excelencia triunfante- de mentira-, pero triunfante al fin y al cabo y, no mezclen esos actos inteligentes con la mediocridad del “tráfico de influencias”, el apoyo de esos políticos mediocres o de los protocolos de pacotilla.

Una inteligencia criticada la del pequeño Nicolás  sin razón, porque el chico se ha reído no solo de gestores, funcionarios de todo tipo, políticos, reyes y de los españoles en general, sino porque ahora quieren “colgarle el mochuelo”, castigarlo, vituperarlo, insultarlo y no sé cuantas cosas más cuando lo que realmente debería ocurrir es que todos ellos con sus controles y vigilantes deberían ir  “a la calle” por incompetentes e inútiles.

El chaval, el único castigo que se merece es una simple reprimenda para que entienda que eso no se hace…pero nada-o poco- más.

Una inteligencia criticada la del pequeño Nicolás, porque es vergonzoso que un país se quede  absolutamente pasmado  cuando algo así ha ocurrido y todo el mundo se lo toma a cachondeo. ¡Si señores, a cachondeo! El mismo que exhibe la Fiscalía del Estado a la hora de tramitar semejante insulto a las incompetentes normas que han permitido que un chico, muy joven él, inteligente y con ideas de triunfo, haya transgredido la norma y puesto en evidencia una total incompetencia de nuestros mandatarios y gestores.

En vez de aplaudir o sumarnos al bando  de quienes critican la inteligencia del pequeño Nicolás,  debemos cuidarlo, felicitarlo y formarlo para que en un futuro pueda desarrollar ideas que nos beneficien a todos y no solo a él, por sus propias carcajadas y por haber “insultado y dejado en franca evidencia” a toda una prole de inútiles normas- y por ende a sus legisladores-, y protocolos de seguridad, como así se ha demostrado.

Una inteligencia criticada la del pequeño Nicolás, por la sinrazón, la envidia y la incapacidad para hacer otra cosa. Si nos paramos a pensarlo en profundidad, si nos detenemos a analizar lo que este chaval desarrolló a su alrededor, hemos de reconocer que él fue sencillamente brillante e incompetentes los demás.

Por eso lo van a “empapelar”. Por falsificar un DNI, unos  documentos y poco más, aunque en realidad pienso, que lo están utilizando como victimario de la incompetencia de quienes reían sus gracias, palmeaban su espalda o simplemente buscaban sus servicios, que son, al fin y al cabo, quienes deberían estar en el paro por inútiles, incompetentes y faltos de esa inteligencia que tanto critican.

Pensemos hasta donde ha llegado con  inteligencia el pequeño Nicolás y después extrapolemos al mal. Sería terrible.

Posteado por Valle

Valle