Despistando al populacho

Despistando al populachoEmbarazados

A veces cuando algunos políticos se ponen a pensar en  la forma de contentar al “populacho”, nos hacen llegar mensajes que dejan ver  lo lejana que les resulta la realidad. Y si en plena crisis económica  la propuesta pasa por trabajar menos, pues no queda lugar a las dudas: elecciones a la vista.

El Congreso de los Diputados, gracias a una iniciativa de CIU, apoyada por todas las fuerzas políticas, trabaja para equiparar los permisos de paternidad con los de maternidad. Medida que permitirá que los padres disfruten de un permiso de dieciséis semanas, al igual que las madres en lugar de las dos semanas actuales. La medida se debatirá este invierno en sede parlamentaria, y en caso de aprobación entrará en vigor “cuando la economía lo permita”, o sea…nunca.

Los humanos nacidos vulgares pero que en un momento dado fueron tocados por la “vara divina “, siéndoles encargada la misión de gobernar el rebaño que sin dudas somos el pueblo, de vez en cuando se bajan del pedestal y caminan a nuestra altura durante un pequeño periodo de tiempo. Como un eclipse, o cualquier otro fenómeno de los que ocurren cada cierto período de tiempo, se dejan ver acompañados de sus guardaespaldas por los mercados o colegios. Si quieren ver algún fenómeno raro, pues déjense caer por ahí; es probable que vean al político de turno acariciando la cabeza a un chiquillo, o dando un beso al niño que se encuentra en brazos de su madre. Si lo que quieren ver son gestos naturales y espontáneos, absténganse porque no los verán. En cambio, si quieren ver hipocresía a raudales, ya saben dónde ir y a quien ver.

El motivo trascendental para pensar en estas medidas, claro está, no podía estar exento de trasfondo. No podía ser que ciertamente se pensara en el padre, ni en sus circunstancias o necesidades, sino que, en palabras de la diputada de la coalición Lourdes Ciuró, esta medida ayudaría a que las madres no fueran consideradas” contratación de riesgo”. Así, que un problema para las empresas como puede ser una baja maternal, se soluciona elevando el problema “al cuadrado” y haciendo que todos estemos considerados “contratación de riesgo”. Hasta es probable que dentro de un tiempo, si esto se lleva a cabo, haya una nueva información en el “Currículúm Vítae” sobre el estado de nuestro órgano procreador.

Menos mal que esta medida, como todas las medidas populistas, se queda en nada. De aquí al invierno se entretendrán, seguirán pensando en cuantas medidas utópicas y populares se les pueden ocurrir para tener al personal entretenido y despistado de los acontecimientos penosos que diariamente nos acontecen. Lo malo, es que a veces consiguen su propósito, y como dice el refrán: nunca falta un roto para un descosido.

Acerca de Angel

Intento sobrellevar un tiempo emocionante para sus protagonistas, cansino para el observador, de inacabable ir y venir, donde no se ha sabido acotar un terreno de encuentro ni arbitrar unas reglas del juego por todos respetadas, porque fuesen respetables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *