Un vistazo a las escuelas económicas

Las escuelas económicasLas escuelas económicas

Las escuelas económicas están de moda, y algunos políticos han alardeado de sus conocimientos e incluso de tener como libro de cabecera un tratado de economía.

Cada partido, en función de su ideología política tiene un concepto distinto de la economía, y por tanto, del origen de los problemas existentes y de las decisiones a adoptar para su solución. Es por ello conveniente echar un vistazo a las distintas escuelas económicas al fin de conocer un poco más sobre lo que nos espera.

Las economías

Economía política pura: estudia las relaciones espontáneas que se forman entre los hombres que viven en masa, sin pretender juzgarlas desde ningún punto de vista sino explicar su existencia

Economía social: estudia las relaciones sociales voluntarias que los hombres crean entre sí bajo forma de leyes, instituciones, asociaciones, etc., para mejorar su condición, proponiéndose investigar los medios más adecuados para conseguir este fin por lo que también puede denominarse política social

Los primeros fenómenos económicos que llamaron la atención y se estudiaron fueron los relativos a la producción, especializándose en este estudio Adam Smith y los fisiócratas.

La clásica división de la ciencia económica se divide en cuatro partes: producción, circulación, distribución y consumo.

Las escuelas económicas

La escuela mercantilista

El dinero es el que dispone del trabajo del hombre y de todos sus productos. El comercio interior no proporcionará ganancias porque no aumenta la suma de dinero que posee una nación y si por su medio un individuo gana, otro de la misma nación pierde. Si se quiere que una nación se enriquezca, es menester aumentarlas ventas y limitar las compras al extranjero.

 Y la consecuencia de esta doctrina fue la serie de disposiciones fiscales y reglamentos en que todos  los favores y privilegios se reservaban para la exportación de objetos manufacturados.

La escuela fisiocrática

Los economistas del siglo XVIII llamados después fisiócratas combatieron la doctrina del sistema mercantil, haciendo ver lo erróneo que era el considerar los metales preciosos como la única riqueza, el comercio exterior como único medio de procurársela, y el favor a la industria fabril y la defensa de la agricultura les hicieron caer en el error opuesto: erigieron un sistema que aupaba a la agricultura como único medio de riqueza y consideraran estériles e improductivas  todas las demás, dividiendo las clases sociales en tres órdenes: +

  • La clase productora por cuyo trabajo se producía la riqueza
  • La clase propietaria compuesta por quienes viven de las rentas de la tierra
  • La clase no productora compuesta por los fabricantes, comerciantes etc., clase que ejerce un trabajo útil pero que no crea riqueza ninguna. De aquí que constituyendo el producto neto que da la agricultura, la suma total de la riqueza que la sociedad produce, toda contribución ha de recaer sobre los propietarios y por consiguiente, defendían el impuesto único sobre la tierra.

La escuela clásica liberal

Adam Smith en su Riqueza de las naciones supone tres grados sucesivos en la producción: economía agrícola, economía industrial y comercio exterior, estableciendo que la fuerza productiva reside en el trabajo.

Admite dos clases de valor:

  • El valor en uso, útil, pero que no puede ser objeto de cambio.
  • Valor en cambio, que facilita la adquisición de otros objetos.

Riqueza, facultad que tienen ciertas cosas en proporcionarnos otras, valor que solo puede ser resultado del trabajo del hombre que es el que modifica los objetos dándoles una utilidad que no hubieran tenido sin él.

Precio, relación que tienen dos valores en cambio, expresada por medio de la moneda y compuesta ordinariamente de tres elementos distintos:

  • el salario del trabajo
  • el beneficio del empresario
  • la renta de la tierra

Adam Smith divide la riqueza productiva en dos clases:

  • una que es inmediata o próximamente consumida
  • otra que se emplea como capital para obtener una renta.

También divide los capitales en:

  • fijos
  • circulantes

 Y demuestra la necesidad de los cambios y las ventajas de la libertad del comercio y la industria.

Como principal postulado, la escuela clásica liberal sentó el que:

  • las sociedades humanas están gobernadas por leyes naturales inmutables
  • el deber de los individuos consiste en tratar de ajustar a ellas su conducta
  • la intervención de la autoridad debe reducirse a un mínimo indispensable a la seguridad de cada uno, dejando libertad de acción.

Como expresión de esta libertad adoptaron el célebre lema: “laisser faire, laisser passer” (deja hacer, deja pasar)

Escuelas socialistas

El vizconde Alban de Villeneuve-Bargemon, en su Economía cristiana, describe con sobrios colores los funestos efectos del sistema industrial y los sufrimientos que agobian a las clases trabajadoras, pero los remedios que propone son más propios de un apóstol que de un economista.

Droy, siguiendo esa misma dirección dice:”no se deben tomar las riquezas como un fin, porque no son más que un medio; las mas preciosas son las que proporcionan el bienestar al mayor número de hombres. La prosperidad de las naciones depende, más que de la cantidad de productos, del modo de cómo están distribuidos”.

Las utopías socialistas han existido en todas las épocas y en todos los tiempos. Platón, en su obra De República, nos presenta el más antiguo modelo de creaciones imaginarias y es el primero en proclamar pura y simplemente el comunismo.

Morelly, Babeuf, Marx…fundan las escuelas socialistas de carácter principalmente crítico y que pueden resumirse diciendo que consideran como causa esencial del desorden social, la concentración de los bienes en manos de un reducido número de individuos que se hallan en condiciones de explotar a la masa haciéndola trabajar en provecho suyo, por lo cual, propugnan por un nuevo orden de cosas en el que la propiedad capitalista y el salario estén abolidos o cada vez más limitados.

Según el mayor o menor radicalismo en este punto se clasifican en:

  • Comunistas, los cuales aspiran a la supresión de la propiedad solo para los bienes que sirven a la producción, no para los de consumo.
  • Agrarios, que piden la supresión de bienes inmuebles, tierras y casas.
  • Materialistas históricos o marxistas, que proclaman que los hechos relativos a la producción y a la técnica industrial determinan todos los hechos sociales y han tomado un carácter netamente obrero y de oposición a la clase burguesa, adoptando como divisa la lucha de clases; quieren que el Estado pierda todo carácter político, para volverse simplemente económico.
  • Sindicalistas, que preconizan la tesis llamada catastrófica, esto es, que creen que el mundo actual no podrá cambiar sino por un golpe de la masa obrera.
  • Anarquistas (de origen ruso, Bakunin y Kropotkin a la cabeza) cuya característica es el individualismo llevado hasta sus límites más extremos y creen que la propiedad individual es incompatible con la plena independencia del individuo.

Otras escuelas

  • Socialismo de estado, escuela que asigna a la ciencia un fin práctico y estima que no podemos pensar en modificar las instituciones económicas en otro sentido que el indicado por la Historia. En las leyes positivas dimanadas por el legislador ve uno de los factores más eficaces de la evolución social, por lo que propende a extender considerablemente las atribuciones de Estado.
  • Escuela católica o del cristianismo social, trata de consagrar por el espíritu cristiano las instituciones del pasado, como los gremios o corporaciones profesionales. Es contraria, en principio, al libre cambio y a todas las formas de internacionalismo.
  • Escuela solidarista, quiere que la solidaridad, la dependencia mutua de los hombres se convierta en regla de conducta, en deber moral y hasta en obligación jurídica sancionada por la ley, transformando la sociedad humana en una especie de socorros mutuos en que la solidaridad natural se convierta en justicia. Se distingue del socialismo en que mantiene lo que se llama las bases de orden social actual: propiedad, herencia, libertad de  disponer, etc.
  • Escuela matemática que derivada de la antigua escuela deductiva, considera las relaciones que se establecen entre los hombres como relaciones de equilibrio, semejantes a las que se estudian en la mecánica matemática, y que como ellas, capaces de ser puestas en ecuaciones algebraicas.
  • Escuela Psicológica, sujeta a la teoría del valor, convirtiéndola en centro de la ciencia económica, y a un análisis psicológico sutil

Fuentes

1.-Universitas, tomo X, Temas económico-sociales, Las escuelas económicas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *