Llega la Navidad

Llega la NavidadNavidad

Llega la Navidad para todos, pero para algunos supone un aterrizaje forzoso en tierra después de mucho volar. Porque el volar es peligroso y, aunque nos movamos por el aire con una desfachatez que haría palidecer al Cóndor, no es nuestro medio y estamos de prestado allá arriba.

Como están de prestado quienes estos días llenan las primeras páginas de los diarios, las primeras frases en las noticias de la radio y todos los minutos de las tertulias: Gallardón y su prometida Ley del aborto  que no contenta a nadie, la policía en Génova buscando papeles que contrarresten el coste político de la otra policía buscando papeles en UGT-A, el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, imputado por presunta estafa, el nacionalismo catalán ocupándose de entretener al personal con sus sueños de libertad e independencia…Y muchos, muchos más.

 Da congoja el tener que pasar cada día por estas muestras de la podredumbre y la desfachatez que nos acecha. No importa que estén en fase de aterrizaje forzoso y al llegar al suelo se rompan el puente de la nariz o la jeta colorada. Tampoco importa que dentro de un par de años vengan de nuevo a pedirnos el voto para hacernos la vida más fácil…

…Si importa que nos estén robando, no ya los dineros, sino la Navidad. Porque nos están robando las iluminaciones fantásticas que antaño hacían que paseáramos por toda la ciudad para contemplar el museo lumínico, mientras las castañas asadas hacían el doble trabajo de calentarnos el estómago y las manos en el bolsillo, y los villancicos sonaban por aquellos altavoces que distorsionaban las melodías, pero daban ambiente…y la nieve. También nos han robado la nieve.

Ha llegado la Navidad, y todos estamos en fase de aterrizaje. Los políticos que nos han tocado en suerte, porque se van dando cuenta que sus sueños no son los del pueblo, ni sus necesidades, las nuestras. Otros, los que han dilapidado bienes que no eran suyos, aterrizan de manera forzada dándose cuenta que están descubiertos y que la justicia es lenta, a veces ciega, pero implacable. Y nosotros, el resto del pueblo, aterrizamos cuando salimos a la calle y no vemos las luces, no oímos villancicos ni compramos cucuruchos de castañas calientes, porque a los ayuntamientos no les  queda dinero para ilusionar y el castañero no está porque la licencia le cuesta un pastón.

Lo de la nieve, dicen que es debido al cambio climático, al “efecto invernadero”. Da igual: ya puestos a ello, también nos han robado la nieve. Y si no, que lo demuestren. ¡No te…!

Acerca de Angel

Intento sobrellevar un tiempo emocionante para sus protagonistas, cansino para el observador, de inacabable ir y venir, donde no se ha sabido acotar un terreno de encuentro ni arbitrar unas reglas del juego por todos respetadas, porque fuesen respetables.

Un comentario en “Llega la Navidad

  1. No debemos pecar de victimismo, eso es cosa de los “lobos politicos que todo lo manipulan”, pero, para colmo de “alegrias”, algunos que no son creyentes católicos también celebrarán las fiestas ( en vez de trabajar) ….estas nuestras tan famosas y también volverán a cobrar la paga extra quienes critican y vituperan a quién la creó.

    Así somos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *