Morosos hacienda y la restauración

Fábulas de Esopo

La zorra y la liebre

Dijo un día una liebre a una zorra:

— ¿Podrías decirme si realmente es cierto que tienes muchas ganancias, y por qué te llaman la “ganadora”?

— Si quieres saberlo — contestó la zorra –, te invito a cenar conmigo.

Aceptó la liebre y la siguió; pero al llegar a casa de doña zorra vio que no había más cena que la misma liebre. Entonces dijo la liebre:

— ¡Al fin comprendo para mi desgracia de donde viene tu nombre: no es de tus trabajos, sino de tus engaños!

Mala Noticia para la Restauración, Buena  para las Arcas de Todos

El restaurante Gastro de Sergi Arola, ha sido embargado por la Hacienda Española, por una deuda de 160.000 €, con las arcas del Estado.

Esas arcas que tan vacías están,- entre otros -, por los : Messis, Equipos de Futbol, Sergis Arolas, Burbujas Inmobiliarias, Bancos, Cajas de Ahorros, Presidentes de Comunidades Territoriales, Presidentes de Patronales, ERES fraudulentos, Políticos  y demás patulea.

Luego nos vienen pidiendo esfuerzos y sacrificio a los que disponen de una nómina – cada día más delgada y consumida – , y a otros muchos que ni la tienen porque la han perdido, o han cotizado toda su vida para que ahora les quitan la calderilla, en aras de la solidaridad.

Nadie se alegra por el cierre de ningún negocio, porque todo el mundo sabe que en la foto de los daños colaterales, siempre salen los mismos: los que trabajan un montón de horas, los de la nómina cada vez más delgada y consumida y que ahora se quedan sin ella, y pasan a cobrar de esas arcas que tan vacías están…

Han de ser ejemplarizantes las medidas a tomar contra  estos morosos que deben cientos de miles  o millones de €uros, aunque solo sea por  razones tan importantes como despreciadas por algunos:  que las Arcas del País son de todos, y todos debemos aportar lo que nos corresponde.Cuando personajes mediáticos de cualquier índole saltan a la palestra por reírse de sus obligaciones y de todos, echémosles” a los pies de los caballos”, a ver si toda la patulea se da por enterada y se vuelven, – aunque sea por miedo o vergüenza -, ciudadanos cívicos y honrados.

Acerca de Angel

Intento sobrellevar un tiempo emocionante para sus protagonistas, cansino para el observador, de inacabable ir y venir, donde no se ha sabido acotar un terreno de encuentro ni arbitrar unas reglas del juego por todos respetadas, porque fuesen respetables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *