Penurias de un político en campaña electoral: el último mitin

El ultimo mitin-politico en un atril dando un discursoSobre el cómo acabó la reunión con los representantes agrarios de ayer, prefiero no comentar. Tan solo un apunte: conocen su poder y saben tirar de la cuerda y tensarla hasta alcanzar su “límite elástico” pero puede que podamos pescar algo, aunque sea a costa de aprovechar las luchas y divisiones internas.

Último día de campaña: antes del último mitin

Hoy los preparativos en la plaza han empezado a primera hora de la mañana. Decenas de voluntarios del pueblo y también venidos de los adyacentes, van uniformados con las camisetas del partido, orgullosos de prestar su apoyo a nuestro grupo que al fin y al cabo es el único que mira por los intereses generales. Van de grupo en grupo fotografiándose y haciéndose selfies, o como se llame eso de sacarse las fotos uno mismo estirando el brazo o ayudándose con una especie de palo.

He de decir que me siento orgulloso del trabajo de estos voluntarios, sobre todo, porque sé a ciencia cierta que entre ellos habrá futuros delfines políticos que llegarán a lo más alto: se están formando con personas que sabemos de esto. Habrá que repartirles unos bocadillos y un refresco, aunque me gustaría que el partido los invitara a una comida de hermandad en un sitio decente, pero ¡esta maldita crisis! Bueno bajaré a desayunar antes que cierren el buffet del hotel.

Qué bonita está la plaza con sus banderitas. Parten hileras de ellas desde el mismo centro atadas a la farola de hierro fundido, esa que baña con su luz los balcones de madera torneada brillante por el barniz protector de los ataques de las inclemencias del tiempo y de todo tipo de insectos destructores y comedores de madera, por cierto, barniz donado por el Ayuntamiento: no reparamos gastos con tal de que el pueblo esté bonito y cuidado.

A las seis de la tarde, ya veo que el escenario está montado y se está haciendo la prueba de sonido. Hay una actuación de un grupo oriundo del pueblo que no es que me guste su música, pero los chavales los idolatran y eso los atraerá. El ambiente se calentará y en ese momento intervendré yo. Después del discurso presentaré al presidente que estará con nosotros, pero ¡ojo!, hablo en primer lugar porque soy el representante local y es mi obligación allanar el camino a quienes vienen de fuera, no porque actúe de telonero para nadie ¡faltaría más!

Por cierto, hoy es el último día de campaña, por tanto es el último mitin y hay que darlo todo. Así que repasaré mi discurso –bueno el esquema–, porque no necesito leer para hablar en público. Eso es de políticos mediocres que leen lo que otros les escriben por eso son tan falsos: porque ni se lo saben ni se lo creen y por eso todos suenan igual de vacíos y mentirosos.

Sin embargo, el mío es producto de cuatro años de legislatura en los que he cumplido mis promesas electorales, y eso se nota. Cierto es que no se puede contentar a todo el mundo: a los unos por envidia, a los otros porque están jodiéndose en la oposición y lo llevan fatal, y por último, el grupo de la contraria, o sea, el grupo que basta que digas blanco ellos digan negro y viceversa, sin explicaciones ni argumentos ni nada de nada.

Apuntes del discurso para el último mitin

¡Ciudadanos y ciudadanas todos y todas! ¡Vecinos y vecinas todos y todas! (hay que tener cuidado con esas cosas del género porque se puede ofender a alguien y no están los sondeos para eso precisamente). Estamos aquí reunidos quienes apostamos por el bienestar y el futuro sin sobresaltos para este pueblo y sus habitantes. No tengo que exponeros los logros y las acciones de esta corporación municipal –la vuestra, la que elegisteis libremente y de la que formo parte gracias a vuestra confianza.

Como decía, no tengo que exponeros todos los esfuerzos hechos, pero…lo voy a hacer. Lo voy a hacer, porque me siento, nos sentimos orgullosos de (aquí, suelto lo de la remodelación de la plaza con sus baldosas de granito y la farola esa de fundición que tanta pasta nos costó, el abrevadero nuevo para el ganado en la fuente de las perdices, la pista de Snow para los chavales, la ruta esa que llaman “del colesterol” que va pegada al río…y también–aquí elevar el tono y levantar las manos para originar carcajadas–, lo del barniz ese de los balcones GRATIS)

Amigos y amigas, hace cuatro años que con vuestra confianza convertida en votos hemos echado a quienes venía ostentando el poder en el pueblo y que se pensaban que eran los propietarios de él. Los habéis echado con vuestros votos, con la única moneda que se puede comprar la libertad y la decencia. Con la misma moneda que me habéis comprado a mí y todo mi conocimiento y saber hacer. Recordad: soy ese Manolo, el del bar, ese que ha estado sirviéndoos las mejores cañas y tapas del pueblo. Ese que renunció a lo mejor que sabía hacer para empezar un camino nuevo y explorar con vosotros para vosotros, ese mundo lleno de sacrificio y  dedicación hacia cada habitante de este pueblo. Sin horarios, sin descanso. Siempre con la puerta abierta del Ayuntamiento de lunes a jueves y de 11 a 12 horas para escuchar vuestras quejas, estudiar vuestras peticiones, escuchar y apoyar en la medida de lo posible vuestros anhelos…

Por todo ello (alzando la voz), os pido vuestro voto. Os pido que apostéis por la continuidad porque necesito más tiempo para acometer todos los planes que están en una carpeta encima de mi mesa, en vuestro Ayuntamiento. En ese edificio que veis detrás de mí y que es vuestro. Yo solo soy un inquilino temporal que en vez de pagaros el alquiler con dinero os lo pago con sacrificio y dedicación, buen hacer y sobre todo, con amor. Porque…¡os quiero a todos!. Sois mi familia y no descansaré hasta que no vea a todos y a cada uno de vosotros libres de problemas, felices y orgullosos de ser parte fundamental, columna vertebral, corazón de este pueblo.

Y para despedirme y dejar paso a nuestro Presidente venido de la capital para estar con todos nosotros en el último mitin , no puedo dejar de mencionar algo que considero fundamental, máxime si como sabéis, en estas elecciones he pasado de programa electoral porque todo lo que está escrito en un papel de colores y brillos suele durar lo que dura la campaña.

En cambio, las promesas, no. Las promesas son cicatrices en el alma si no se cumplen, y para cuando emprenda el largo viaje sin  vuelta quiero mi alma limpia, sin marcas que le dé a San Pedro motivos para no abrirme las puertas (esto decirlo con tono jocoso para levantar aplausos y risas). Así que os prometo 10 cosas, aunque como os he dicho en la carpeta de la mesa, la carpeta azul del cajón, hay muchas más…y muy buenas.

  1. Vamos a bajar las tasas municipales de basura de manera notoria.
  2. Vamos a realizar la acometida de agua potable desde Cerro Negro ya que sabéis que la calidad del agua es cojonuda y tiene propiedades medicinales.
  3. Vamos a ampliar el llamado camino del colesterol y dará la vuelta al pueblo en sentido circular porque he recibido muchas quejas por su longitud actual y he comprendido que es verdad, que los 73 metros lineales actuales son inadecuados e insuficientes. Una vez finalizada la ampliación, dispondréis de caso quinientos metros, o sea, que si dais tres vueltas habréis andado mil quinientos, que no está nada mal. Además lo pintaremos de verde con un RAL similar a la yerba para que parezca que vais caminando campo a través.
  4. Se prohíba el paso de los rebaños de cabras por la Plaza, al menos en horarios que suele haber personal por aquí.
  5. También se habilitará un carro de limpieza con su dotación de personal especialista que irá detrás del paso de las cabras para limpiar sus deposiciones, algo que hasta ahora ha levantado numerosas quejas.
  6. Se habilitará en la Casa Consistorial una sala en la planta baja donde se instalará una máquina de bingo que funcionará las tardes de jueves, viernes y sábados de diecinueve a veintiuna horas, a precios asequibles para todas las pensiones y en principio solo para los jubilados.
  7. A partir de este año, en las fiestas del pueblo, habrá música. Para ello contrataremos un pinchadiscos para los pasodobles y boleros. Los chavales se divertirán con el grupo “Los Chonis” que ya conocéis porque son los Heavys del pueblo y que han actuado al comienzo como teloneros.
  8. En los alrededores de las escuelas habrá siempre un agente de la autoridad que controlará que en horario lectivo no haya ningún niño que esté haciendo pellas en lugar de estar en clase aprendiendo y labrándose un porvenir.
  9. La ambulancia del ambulatorio del pueblo será requerida para que en el mínimo plazo pase la ITV de una puñetera vez y arregle lo del rotativo de emergencia que ya se le ha dicho por activa y por pasiva, que las ambulancias llevan color amarillo y no el color azul que lleva la del Oscar que es de policía.
  10. Y por último, este año volveremos a repartir de nuevo a quienes lo requieran, un kilo de barniz para la protección de los bichos en las barandillas torneadas de los balcones, aunque en vista del éxito precedente, todo el pueblo pinta.

¡Más claro, agua! Este el el último mitin y estas son mis promesas, las promesas de vuestro alcalde actual y estoy seguro que con vuestro apoyo en forma de voto, vuestro alcalde para la próxima legislatura.

No os llaméis a engaño: las fuerzas hostiles que quieren hacer tambalearse la convivencia y el progreso actuales, están al acecho y vienen disfrazados de corderos, pero son lobos. Salir todos a una y votar a Manolo, ese que conocéis tan bien, ese Manolo que una vez fue Manolo el del bar.

Aquí la gente aplaudirá a rabiar, coreará mi nombre, cantarán Manolo para Alcalde y cuando vea que la cosa decae, presentaré a nuestro Presidente…

 

Acerca de Angel

Intento sobrellevar un tiempo emocionante para sus protagonistas, cansino para el observador, de inacabable ir y venir, donde no se ha sabido acotar un terreno de encuentro ni arbitrar unas reglas del juego por todos respetadas, porque fuesen respetables.

3 comentarios en “Penurias de un político en campaña electoral: el último mitin

  1. Vemos y oímos , desde hace unos años y en este país, las mentiras que solo se vuelven realidad durante los 20 días y que cada 4 años se escuchan en esta querida España, la que fue una gran nación.

    Pero no es que ahora no lo sea , no señor, el problema es que no creemos en nosotros mismos y todo lo dejamos en manos de lo que otros llamarían “dejadez”.

    Qué significa “dejadez” a la hora de asistir al ese último mitin del que se habla, es sencillo, dejadez viene a ser como el bocadillo de recreo que se acaba sin dar tiempo a acabar el mismo. Dejadez significa que oímos lo mismo cada 4 años y seguimos asistiendo al evento. dejadez significa que somos egoístas porque nos quejamos pero dejamos que otros den la cara por nosotros.

    Dejadez viene a igualarse con “el sueldo del miedo” con el que continuamente nos sentimos amenazados.

    En el último mitin de hoy he oído, con gran pena y desazón una frase que últimamente pone en entredicho a todos , absolutamente a todos los mitineros de turno, me explico, hoy he oído decir:

    “nosotros no estamos de acuerdo con la corrupción……”

    Y digo yo….joeeerrrr , estaría bonito que alguien estuviera de acuerdo con ella.

    Vamos, vamos, por favor, no me vengan ustedes con esas porque ya somos mayorcitos aunque no se note.

    El último mitin es como la última mentira que nos hará reflexionar y nos enseñará nuevamente que siempre tropezamos con la misma piedra.

    O será otra distinta?

    Deberíamos respetarnos a nosotros mismos un poco más.

    Valle

    1. Los discursos están vacíos de contenido, aunque llenos de demagogia y populismo. Como bien dices, pasadas las fechas de campaña, vuelan a sus nidos lejos de la realidad cotidiana hasta la próxima vez que necesiten nuestro dinero a través de la contabilidad de los votos. Pero este juego no tiene otra opción ya que parece ser la menos mala de las opciones.

      Un saludo Valle, me alegro verte por aquí

  2. Según hemos comprobado el pueblo habló , no como yo quisiera, pero habló.

    Se ha demostrado que el pueblo no quiere oír tantas mentiras ni antes ni después de las elecciones.

    Antes porque durante la campaña se prometen muchas de ellas y después de las elecciones porque se comprueba que ninguna de esas mentiras llega ni tan siquiera a cumplirse.

    Dicho esto ,en mi opinión, en este país tenemos lo que queremos.

    A las pruebas me remito pero no nos vendría mal un poco de ética y moral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *