Responder a la pregunta de la entrevista de empleo: cuénteme su historial de empleo

Business background with resume, vectorEs habitual y lógico que todos tengamos preparado y actualizado nuestro historial de empleo para el envío a todas las ofertas de trabajo que nos resulten interesantes.

Cuando nos sentamos a redactar nuestro historial de empleo y repasamos mentalmente nuestra vida laboral anterior, debemos de encajar fechas que quizás no hemos anotado y que “más o menos “podemos recordar con detalle. Pero además de las fechas de comienzo y finalización de nuestros empleos anteriores que siempre estarán reflejados en nuestro CV, hay detalles que debemos de ampliar en las entrevistas personales cuando un entrevistador nos pregunta en un momento puntual de la entrevista: cuénteme su historial de empleo.

Podría sorprenderse de cuantos entrevistados se quedan en blanco cuando les surge esta pregunta en medio de una entrevista en la que los nervios son inevitables, y cuando el estado de máxima atención con el que hemos comenzado la entrevista va decayendo, bien por “relax”, bien por cansancio. Y máxime, cuando nos están pidiendo fechas concretas, emolumentos y descripción del trabajo y responsabilidades del mismo.

Para tratar de que no nos pase lo mismo, hemos de estar prevenidos y preparar la respuesta refrescando nuestra memoria mediante la revisión de los detalles de nuestra vida laboral que hemos reflejado en nuestro CV, antes de la entrevista. Como no hemos caído en la tentación de “maquillar” nuestra vida laboral, con tan solo releer un par de veces el informe que hemos enviado a la compañía en nuestro primer contacto de presentación, será suficiente para asegurarnos que nuestros datos coinciden con los que constan en el historial de empleo que con toda probabilidad el entrevistador tendrá en sus manos.

Si considera que puede errar en las fechas de entradas y salidas de las empresas en las que ha estado prestando sus servicios, procure tener a mano una copia del CV enviado para echar mano de él en un momento determinado- cuando no tenga clara una fecha con una diferencia mínima- , pero evite sacar  de su bolsillo ese informe cuando trate de describir el trabajo efectuado, las empresas anteriores en las que ha prestado sus servicios o los emolumentos recibidos en las mismas, ya que haría muy mal efecto.

Probablemente los entrevistadores estarán interesados en saber el “por qué” de sus cambios de empleo: si ha causado baja voluntariamente o si fue despedido de ellos y los motivos del mismo.

También es habitual que figure en nuestro historial de empleo algún vacío de fechas que llame la atención por su duración, que quizás llame la curiosidad de nuestro entrevistador, debiendo de explicar los motivos de esa brecha en la que hemos estado fuera del trabajo: ¿Hemos sido despedidos? ¿Hemos pedido una baja voluntaria? ¿Hemos pedido un tiempo de excedencia? ¿A qué nos hemos dedicado durante ese tiempo?

Probablemente en estos tiempos que corren el motivo de ese vacío-por decirlo así- en nuestra vida laboral, sea por causas de fuerza mayor-cierres de empresa, EREs, despidos masivos, etc.-, y nos hemos pasado ese tiempo buscando empleo desesperadamente y dándonos de bruces contra la ventanilla de la oficina de empleo. Pero si su caso no es ese y se ha tomado un tiempo” sabático”, exponga una buena razón para haberlo hecho.

Pero como lo habitual-desgraciadamente- es el primer caso, sería muy beneficioso que, además de  haber estado buscando trabajo de manera continuada, haga hincapié en la parte positiva que ha supuesto “tener tiempo para prepararse mejor y ampliar su campo de conocimientos”. La clave está en describir la situación –la que haya sido-como pasada y por supuesto no interferirá de ningún modo en su estado actual.

Consejo

En ocasiones acuciados por la necesidad de un trabajo, podemos caer en la tentación de “retocar” nuestro historial de empleo a fin de encajar nuestro perfil en la demanda específica del empleo objeto de la entrevista. Tratemos de evitar la tentación de hacerlo, ya que hay múltiples medios para confirmar la veracidad de los historiales laborables.

Es habitual que cuando la selección de empleados está en la última fase y se duda entre dos o tres candidatos, se recurra a verificar datos de manera más exhaustiva y sería una pena que en ese proceso quedara apeado por un dato falso que quizá de otra manera no tendría más interés.

Centrémonos en demostrar que somos mejores que los otros candidatos en nuestro campo, en vez de esforzarnos en achacarnos méritos y conocimientos que no tenemos y que con la habilidad de nuestros entrevistadores pueden quedar al descubierto dejándonos en muy mal lugar, además de con un “borrón” en una base de datos que puede perjudicarnos para posteriores contactos.

 Buscando empleo: 50 preguntas frecuentes en las entrevistas

Acerca de Angel

Intento sobrellevar un tiempo emocionante para sus protagonistas, cansino para el observador, de inacabable ir y venir, donde no se ha sabido acotar un terreno de encuentro ni arbitrar unas reglas del juego por todos respetadas, porque fuesen respetables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *