Sobre las tarjetas black y la agencia tributaria

tarjetas-blackTarjetas Black

Hace unos días empezó el juicio sobre el asunto de las tarjetas Black y se nota  que la ignorancia nos acecha en todo momento. Se  oyen demasiadas tonterías en la calle y se leen demasiadas idioteces en las redes sociales y medios de comunicación en general. Le prometo que no voy de listo y si no lo sabe, quiero que usted se entere.

¿Qué es una tarjeta Black?

En principio se puede definir claramente como una tarjeta de crédito o débito, que ha sido entregada  para su utilización de personas o entidades autorizadas por cuenta de una empresa y sin necesidad de justificar su gasto  y/o utilización ante la misma, y punto.

Este tipo de tarjetas, como todas, pueden tener límites diferentes y ese límite se puede consumir hasta agotarlo sin dar más explicaciones como todas, y punto.

Con las tarjetas Black se puede disponer de dinero en efectivo y/o hacer compras, como con CASI todas,  dependiendo tan solo del límite que tenga cada tarjeta y  punto.

Atención: el poseedor de una tarjeta  Black también tiene otro tipo de remuneración, retribución o como quieran llamarlo, eso seguro. Se suele llamar sueldo y además un buen sueldo acorde con sus funciones y responsabilidades dentro de su organización.

Pero, ahí empieza ese “pequeño lío” ya que no habría jamás problema alguno si se define claramente. ¿Qué tipo de gasto es ese? Y ese gasto, ¿es representación o retribución como complemento al salario?

Si al saldo utilizado de la tarjeta Black se le otorga el nombre de representación (invitación a un cliente por ejemplo), llevará un tratamiento fiscal distinto que si se le otorga el nombre de  remuneración o complemento al salario (cenar con la familia por ejemplo).

Aclaremos:

Un gasto de representación debe estar justificado por la persona que realiza el mismo y esa justificación debe realizarse clara y detalladamente para que le empresa pueda deducirlo, así mismo, como gasto en sus impuestos y  punto. Pero eso no se ha realizado así.

En una remuneración complementaria al sueldo, no es necesario que la persona justifique el gasto y por tanto, podrá hacer lo que le dé la real gana. Pero la entidad DEBE obligatoriamente contabilizarlo como ingreso  de esa persona y por ello certificarlo para entregarlo a la misma (al empleado)  y por ello, el empleado tributará normalmente  como es lógico al igual que como nos pasa a todos, pero eso no se ha realizado así.

Entonces ¿qué narices es esto del gasto realizado con una tarjeta Black si no es ni una cosa ni la otra?

Sencillo de explicar: es un ingreso, complemento, pago o remuneración  del salario EN DINERO NEGRO y punto. Y no tendría que haber pasado nada más y por tanto Hacienda debería enviar una simple paralela, añadir su correspondiente sanción y se acabó. De la misma forma, abrir un acta a la empresa y “cascarle” la sanción correspondiente.

Vendría a cuento preguntarle a Hacienda si era conocedor de estos hechos y desde cuándo, y lo que voy a decir  ahora es la única verdad…..y punto: el problema, el único problema, es el “cabreo” que los españoles sufrimos por la cantidad de dinero que estas personas tenían para gastar con sus límites, solo eso, nada más.

Todos esos miles, cientos de miles y millones de euros que nosotros no tendremos jamás ni como gasto de representación ni como incremento de nuestro salario. No le den vueltas al asunto porque eso es lo que nos pasa realmente, bueno….eso y vender periódicos.

Es la envidia, el odio, el paro de millones de personas, la falta de ciertas cosas que hemos perdido, la pobreza; ese es el único problema cuando nos cuentan que algunos se lo gastaban de lo lindo.

Permítanme que les dé un consejo: hagan los deberes y ocúpense de Vds. mismos ya que nadie, salvo cada unos de nosotros, somos responsables de lo que nos pase. Nadie va a venir a regalarnos nada y menos una  tarjeta Black y punto.

¡¡Como casi  siempre, claro!!

Posteado por Valle

valle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *