Archivo de la etiqueta: Constitución

Estrasburgo: A perro flaco, todo son pulgas

EstrasburgoJusticia

Con la decisión del tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, la segunda, que viene a corroborar la del año 2012, por la que la llamada “doctrina Parot” aplicada de forma retroactiva vulnera los Derechos Humanos, se abren las puertas para que decenas de terroristas y delincuentes comunes entre los que se encuentran el asesino de las niñas de Alcasser o el violador del ascensor salgan a la calle en breve espacio de tiempo.

A pesar de que la sentencia es solamente para Inés del Río, los recursos de decenas de presos ya están de camino. El tiempo que al Tribunal de Estrasburgo le lleve en efectuar los juicios, que suele ser algo dilatado, es el tiempo que les queda a quienes se les aplicó de forma retroactiva la “doctrina Parot “para salir libres, porque la jurisprudencia ya está sentada, nos guste o no.

Y nos guste o no, España tiene que acatar la sentencia, que por cierto, ha hecho que los Jueces de la Audiencia Nacional, corrieran raudos y veloces a cumplirla, excarcelando así, sin perder tiempo, a una terrorista con decenas de muertos a sus espaldas, y con tres mil años de sentencias pendientes por pagar.

Por eso, el problema viene por la adhesión de España a las decisiones de dicho Tribunal, el 1 de Enero de 1986. A partir de ese momento, el Tribunal de Estrasburgo, decide por encima de los Tribunales de nuestro país, diciéndoles a nuestros Magistrados quienes son peligrosos o no, o quienes se pueden rehabilitar, que al fin y al cabo, es la meta del encarcelamiento: la rehabilitación y la inserción del individuo.

En España, el cambio originado desde que a Eleuterio Sánchez “el Lute” se le encarceló seis meses por robar dos gallinas por necesidad, a hoy en día, donde se asaltan supermercados impunemente, es brutal. Y ese afán de subirnos al caballo  de la Democracia que otros países vecinos ya tenían domado, nos llevó, entre otras cosas, a esta adhesión sin cortapisas ni limitaciones.

Sin embargo, el Reino Unido, ese que nos tiene hasta el gorro en Gibraltar, se pasa por el forro de sus caprichos las sentencias del mismo Tribunal  respecto a la cadena perpetua. La sentencia del Tribunal de Estrasburgo, les dice, al contrario que a nosotros, que “el Estado tiene derecho a  imponer la pena de prisión para toda la vida, si los condenados son considerados peligrosos para la sociedad”, exigiendo al Gobierno de Londres, tan solo la posibilidad de que un recluso puede ser excarcelado si el Estado considera positiva su rehabilitación.

Y mientras Inglaterra, debido a esa sentencia amenaza con marcharse de ese Tribunal, a la par que defiende los Derechos que asisten a los Jueces de la Nación a dictar sentencias que alejen a los peligrosos de la calle de por vida si fuese necesario, España suelta a una asesina condenada a tres mil años de cárcel, engrasa los goznes de las puertas de las cárceles para la próxima salida de decenas de terroristas, asesinos y violadores, declara la sumisión y el respeto al Tribunal de Derechos Humanos, ningunea a nuestros Jueces y humilla  a las víctimas del terrorismo.