Archivo de la etiqueta: Detalles en Cataluña

Detalles en Cataluña que ilusionan

Detalles y Cataluña

España

A cualquier lugar de España, fuera de territorio catalán, las noticias llegan con una distorsión tal,  que  hace que podamos decir aquello de “los árboles nos impiden ver el bosque”. Por eso, los medios de comunicación son tan importantes para los partidos políticos a pesar de las pérdidas económicas que reflejan en los balances: porque hacen uso de los mismos en su propio beneficio.

Unas pérdidas económicas compensadas por los beneficios políticos que generan el bombardeo constante y machacón sobre la libertad a recuperar y los agravios a evitar, mientras que el dinero para  pagar facturas a proveedores es utilizado para pagar las urnas donde depositar papeletas estériles.

Pero una vez aquí, en tierras catalanas, las sensaciones son diferentes. Las gentes, los ciudadanos, viven de su trabajo o tan solo desean vivir de él, como en cualquier lugar de España. No están por la labor de apoyar a cuatro políticos que se creen elegidos para cambiar el rumbo de la historia, cuando en realidad estaban elegidos por los ciudadanos para defender sus intereses. El folklore no cubre las necesidades del pueblo, sino que ensalza y viste de color el bienestar.

Ayer, sin ir más lejos, fui testigo en Barcelona de un rechazo hacia el  intento de ensalzar los símbolos nacionalistas despreciando los nacionales, por parte de sindicalistas de CCOO-, de claro signo nacional- pero, como casi todos, medrando del lado nacionalista.

En la barra del bar, y con el tono prepotente de quienes están acostumbrados a las reverencias por parte de algunos sectores, quisieron regalar un calendario –cutre- del próximo año, para que fuera exhibido en una zona del bar. Junto a las iniciales CCOO, sindicato de signo nacional, figuraba una bandera catalana careciendo de la española. Esto bastó, para que con gesto educado pero firme, la propietaria del bar, Verónica, rechazara el regalo al echar en falta el símbolo nacional y que a todos nos representa: soy catalana, si, y también española, adujo.

No pude menos, al ser testigo de esta acción, pensar que no todo está perdido. Que no todos están entregados al poder y han renegado de su derecho y obligación a defender a su Patria. Que Cataluña es la “Patria chica “de los catalanes, no hay duda. Pero La Patria, con mayúsculas, de la que formamos parte todos los españoles, es España.

Que el Presidente, y todos quienes tienen por único objetivo la independencia de Cataluña, no se confundan. Quizás se encuentren con que después de olvidar  y dejar de lado el bienestar de los ciudadanos que les eligieron como defensores y salvaguardas de sus derechos, una mayoría silenciosa, con sus votos, les haga retirarse de una vez por todas a sus cubículos con la cabeza gacha.

Y mientras los ciudadanos continúan intentando salir adelante a pesar de las trabas que cada día nos ponen, ellos se reúnen, no para intentar atajar los problemas que nos acucian, sino para redactar el texto de una pregunta estéril. También para  buscar dinero, no para pagar deudas o invertir en bienestar, sino para comprar las dos mil quinientas urnas que necesitan y aún les faltan para el paripé.

¿Se las dejará Rajoy?