Archivo de la etiqueta: economía

Aznar en El Banquillo, o la Actitud y Aptitud del Gobierno

Fábulas de EsopoAznar

La mosca

Cayó una mosca en una olla llena de carne. A punto de ahogarse en la salsa, exclamó para sí misma:

— Comí, bebí y me bañé; puede venir la muerte, no me importa ahora.

Al irresponsable no le importa el fracaso, si su llegada a él le depara buenos momentos.

Aznar en el banquillo

Después de las críticas  – a mi entender positivas -, sobre la política económica del Gobierno de Mariano Rajoy, José María Aznar no quiere molestar más, y se queda en el banquillo en la primera jornada del Campus Faes.

No obstante, mañana presentará su propuesta de reforma fiscal y de bajada de impuestos, justo cuando se suben los del tabaco y las bebidas de alta graduación, llegando ya en 2013 a pagar un 85% en impuestos de tabaco, y un 40% en bebidas alcohólicas de alta graduación.

La prepotencia de este Gobierno y la actitud de “oídos sordos”, nos empujan sin remedio por el tobogán de la curva de Laffer, que ha demostrado que los ingresos fiscales serían cero si las tasas fiscales fueran 0% ó 100%. El nivel máximo de recaudación estaría entre esos valores, por lo que las subidas generalizadas y compulsivas, no hacen sino asfixiar al consumidor y a la economía, a la vez que la recaudación por parte de las arcas del Estado, es menor. O sea, que se consigue justo lo contrario de lo que se pretende.

Alguien como José Mª Aznar, que ha demostrado que con la bajada de impuestos – entre otras medidas -, es posible reactivar el consumo con el consiguiente estímulo  a la economía,  y por “ende”, al empleo, tiene mucho que decir en el Campus Faes, o en cualquier otra tribuna.

Ahora, solo falta que este Gobierno cambie de actitud, escuche a quienes han adquirido experiencia en circunstancias similares, mientras nosotros nos encomendamos a su aptitud, dudosa en múltiples ocasiones.

La Clase Política & Esopo

El embustero

Un hombre prometió a los Dioses el sacrificio de cien bueyes si le salvaban de la muerte. Los dioses lo salvaron  y recobró rápidamente la salud. Más como no poseía los cien bueyes, los modeló con sebo y los llevó como sacrificio a un altar ofreciéndoselo a los dioses como ofrenda.

Los dioses decidieron también burlarse entonces a su vez del embustero, y le enviaron un sueño que le instaba a dirigirse a la orilla del mar, donde inmediatamente encontraría mil monedas de plata.

No pudiendo contener su alegría, el hombre  corrió a la playa, pero allí cayó en manos de unos piratas que luego lo vendieron. Y fue  así  como encontró las mil monedas de plata.

Quien trata de engañar, termina engañado.

La Clase Política

Constantemente, los políticos de turno tratan de engañarnos disfrazando la verdad con palabras vacías y huecas, sin ningún significado ni credibilidad. Como el embustero de la fábula, su único deseo es su bienestar, sin importarles el compromiso adquirido ,sin importarles  las consecuencias.

Pero, como en la debilidad está la avaricia y la creencia, de que una vez elegidos  están en una posición inalcanzable  protegidos por los aforamientos y las lagunas de ley, en la fortaleza está la astucia y la tibieza de la venganza en forma de desprecio, hacia una profesión nacida para servir al pueblo y ahora utilizada para servirse a sí mismos.

Soria Admite Nueva Subida del IVA

Soria Admite Nueva Subida del IVA

El PP defendió durante la oposición la bajada de los impuestos, porque aumentaba la actividad económica y esto se traducía en aumento de confianza para los ciudadanos, por tanto, más consumo y más recaudación..
Justo lo contrario de lo que está haciendo Rajoy desde que llegó a la Moncloa, justificando las medidas por el legado de Zapatero y su Gobierno. Si la subida de impuestos antes contraía la economía,¿ acaso ahora la estimula?
Según los datos de Actividad Económica del Estado, la recaudación se ha desplomado, cayendo los ingresos en casi todas las figuras impositivas:
• IVA -8,4%
• Impuesto de Sociedades -13,2%
• IRPF +1,5%
Si la subida encarnizada de tipos impositivos a la que nos han sometido – y nos someten -, nos deja con los bolsillos vacíos para el consumo que no sea estrictamente de primera necesidad y el Estado recauda menos,- no menos lo que habían previsto-, sino menos de lo que recaudaban anteriormente, solo veo un motivo para que este Gobierno siga empecinado: o se ha equivocado con las medidas tomadas y huyen hacia adelante en busca de tiempo y ayuda para salir de esta, o se han equivocado y son incapaces de rectificar por lo que supondría de coste político.
Hace unos días, Laffer, conocido como “el padre de la economía por el lado de la oferta”, aconsejaba a España bajar los impuestos, a fin de activar la economía, el trabajo y la producción
La respuesta del Gobierno de España no se ha hecho esperar, y el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ya ha anunciado la subida del IVA en algunos productos, precisando que “una subida del 4% al 10%, no se puede considerar una subida del impuesto del IVA. Subida del IVA sería, subir lo que está en un 10% al 15%.

Arthur Laffer:España debe bajar los impuestos

La popularidad de Arthur Laffer, conocido como “el padre de la economía por el lado de la oferta”,nace de la propuesta argumentada del estímulo que significa la bajada de impuestos para el trabajo y la producción, base de la política inicial en los años 80 del presidente Reagan en Estados Unidos, representada en la llamada “curva de Laffer”.

Siempre que los gobiernos deciden aumentar la capacidad recaudatoria, comienzan con la subida de impuestos, bien aumentando el número de ciudadanos que tributen, o bien aumentando el tipo impositivo medio, aunque un aumento de impuestos produce una bajada de la base imponible sobre la que se aplica el impuesto, por lo que las bajadas de impuestos aumentan la renta y el consumo, y por tanto una mayor recaudación.

Las consecuencias de ambas formas de proceder, son dos fuerzas que actúan en sentido contrario y que reciben el nombre de efecto renta y efecto sustitución; el efecto renta, mide las consecuencias derivadas de la disminución de la capacidad adquisitiva de los contribuyentes; el efecto sustitución, mide los cambios en las decisiones que toman productores y consumidores como consecuencia del impuesto.

Estas ideas, pueden representarse con la conocida Curva de Laffer, que toma su denominación a partir del economista americano Arthur B. Laffer. La curva, relaciona niveles de recaudación con el aumento de impuestos. Si medimos el aumento del impuesto a través de un tipo representativo t, tendríamos una curva con ésta forma:

Cuando el tipo impositivo es t1, la recaudación, al aplicar ese tipo sobre la renta, será una cantidad positiva mayor que cero (Y1). Si aumentamos el tipo, la recaudación seguirá creciendo, cada vez sin embargo a menor ritmo hasta alcanzar un máximo en Y2, para un tipo t2. A partir de ese punto, cualquier intento del gobierno para elevar el tipo impositivo, se traducirá, paradójicamente, en un descenso de la cantidad recaudada. Nótese que para t3, la recaudación ha caído hasta Y3. Si siguiésemos insistiendo en aumentar el tipo impositivo, llegaría un momento en que la recaudación fuese nula.

Ese comportamiento, se debe a que un tipo excesivamente alto propicia el fraude y la evasión fiscal hacia paraísos fiscales. También un tipo impositivo alto, puede llevar a los trabajadores a sustituir trabajo por ocio, reduciéndose el bienestar colectivo o social. Por eso, se tributa menos y crece menos la economía. De nuevo aquí actúan el efecto renta y el efecto sustitución: el efecto renta, ya que al aumentar el tipo y disminuir la renta de los trabajadores, tendrán que trabajar más para recuperarla y el efecto sustitución sobre los que decidan trabajar menos para no tributar tanto. Para un tipo impositivo muy alto, el efecto sustitución puede superar al efecto renta.

Además, los procesos de inspección para detectar el fraude, suelen ser muy costosos. De ahí que, en los últimos tiempos, muchos sean los países que se plantean reducir impuestos, especialmente los directos ligados a la renta, sobre todo si funcionan los estabilizadores automáticos, lo cual suele suceder en las fases expansivas del ciclo económico. Por eso, la curva de Laffer se ha convertido en una bandera para las corrientes defensoras del liberalismo económico que defienden la disminución de la presión fiscal.