Violencia de Género, un mal mayor

Violencia de género

La llamada violencia de género lleva existiendo desde el mismo momento que los hombres han puesto los pies en la tierra.

Veintiocho siglos de violencia de género

En una escena de violencia puede verse a Cornelio dando muerte de un solo golpe a Julia y a su amante cundo fueron pillados infraganti por su marido.

En otra, puede verse a un grupo de romanos dando muerte a un hombre como castigo por haber violado a una mujer libre. En caso de haber sido una esclava, debería de haber pagado una multa por su valor.

Corría el año 753 AC cuando Rómulo gobernaba en Roma y se aprobaron las Leyes Castigo que aceptaba y toleraba que el marido golpeara con una vara a su esposa.

Como puede verse, la historia de la violencia de ésta índole se remonta a veintinueve siglos y desde entonces, se han ido desarrollando leyes positivas que han desterrado las costumbres ancestrales y están enfocadas a la protección de las víctimas y a la obtención de ayuda para los delincuentes.

Como digo, veintinueve siglos después, la igualdad entre hombres y mujeres va más allá de una actitud políticamente correcta impuesta o adquirida por las declaraciones universales de igualdad. El camino de esa igualdad se va recorriendo a través de la puesta en marcha de tendencias socioculturales que circulan con seguridad y fuerza hacia un futuro. Un futuro más o menos cercano, sometido en parte a  los impedimentos existentes entre hombres catalogados y que ejercen como “machistas” y mujeres catalogadas y que ejercen como “feministas”. Estoy convencido que entre “hombres y mujeres sin más” el acuerdo estaría a la vuelta de la esquina.

Si abandonamos por un momento los desencuentros entre ambos géneros en la mayor parte de la vida comunitaria, los verdaderos problemas y los desencuentros fatales entre hombres y mujeres vienen dados por la violencia entre ambos, en los que casi siempre –y aquí sí interviene la genética– sale más perjudicada la mujer.

Abajo dejaré el enlace para quienes quieran ampliar su conocimiento respecto a los datos siempre interesantes y dolorosos ya que no debemos olvidar en ningún instante que detrás de cada dígito se encuentra una llamada angustiosa y un drama de una persona agredida,  que como único recurso ha tenido que recurrir a estamentos y personas desconocidas.

Si recurrimos a las frías estadísticas de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, podemos observar que actualizados los datos al 31/05/2015, las visitas que figuran en el contado son: 28854.

Sin título

En el año que corre como liebre, el año 2015, han hecho uso del teléfono 016 habilitado para las personas con problemas  un total de 21.057 mujeres. Las llamadas efectuadas por familiares o personas allegadas de esas mujeres en peligro, han sido de 7.462 personas.

El resumen de los datos provisionales de violencia  con hechos consumados derivados de esas 28.519 angustiosas llamadas, podéis verlas en el resumen de datos provisionales de víctimas mortales por violencia de género. En este caso, los dígitos no se limitan a numerar las llamadas angustiosas de mujeres en peligro, sino de las mujeres que por diversas circunstancias no han podido ser rescatadas de las manos de esos asesinos.

Recuerdo cuando pisé Cuenca por primera vez y esa sensación de sosiego e historia que esa bonita ciudad causó en mí, me acompañará durante el resto de mi vida. Los mismos motivos que me llevaron a ella –profesionales-, hace unos meses me alejaron de ella, aunque tan solo de manera física: su luz, su olor y sus maravillosas gentes que me acogieron desde el primer instante, han penetrado tan dentro de mí en los doce años que duró mi estancia,  que esa luz me guía, ese olor es mi perfume favorito y esas gentes, mis amigos.

Por ello estoy doblemente triste e indignado, como lo están los conquenses por el horrendo hecho acaecido estos días. Laura y Marina ya no podrán formar  parte del paisaje de esas callejuelas ni del colorido de la Plaza Mayor que dentro de poco más de un mes se llenará de miles de peñistas celebrando San Mateo, entre los que cada año me suelo encontrar yo, y donde todos –también quienes no las conociéramos personalmente–, las echaremos de menos sobretodo, porque esta desgracia ha ocurrido en una ciudad en la que la solidaridad y la amistad vienen de tan antiguo como las piedras en las que se sustenta.

D.E.P

Acerca de Angel

Intento sobrellevar un tiempo emocionante para sus protagonistas, cansino para el observador, de inacabable ir y venir, donde no se ha sabido acotar un terreno de encuentro ni arbitrar unas reglas del juego por todos respetadas, porque fuesen respetables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *